La historia en breve

1,425

Es la cifra de secuestros del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) entre enero y octubre: 1,425. Aunque la organización Alto al Secuestro afirmó ayer que el número real es 2,421.

Nos han estado cambiando las cifras, reclama Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro. Hay un desorden tremendo, dice, por lo que nos tenemos que sentar con el presidente Peña Nieto a revisar qué está pasando, porque no podemos seguir así, y porque él prometió que los secuestros bajarían al menos 50 por ciento en su primer año y mira nada más.

Como sea, los datos del SNSP son desoladores: 2013 será el año con más secuestros desde que se mide el fenómeno en 1997. Superior a los aciagos 2008 (907 casos), 2009 (1,162), 2010 (1,236), 2011 (1,344) y 2012 (1,317).

Estamos hablando de un promedio de 4.3 secuestros diarios. Cifra de horror. Realidad de horror. Guerrero es el infierno con 205 casos. Lo siguen Tamaulipas (168), Estado de México (161), Michoacán (155), Morelos (129), Veracruz (93) y Tabasco (75).

Por eso estamos pidiendo que haya un Zar antisecuestros que ponga en orden a todo mundo, dice Isabel. ¿Quién es todo mundo?, le pregunto. Policías, procuradurías, unidades antisecuestros. Tendríamos que tomar esa experiencia que ha funcionado en otros países, recalca. ¿Te secunda alguien? Varios: Alejandro Martí, José Antonio Ortega Sánchez, entre otros, que ya no queremos solo una discursiva y una narrativa, sostiene.

Pensar que en junio de 2004, hace una década, salimos a marchar de blanco con 323 secuestros anuales registrados.

Había ilusión.