La historia en breve

CNI/Canal 40: no nos resignamos ante el robo, el pleito sigue

La señal de Proyecto 40 cumple ocho años de transmitirse, por decir lo menos, de manera irregular. Si está al aire es por los inagotables recursos de Grupo Salinas y Tv Azteca para obtener suspensiones y prolongar ad infinitum el pleito legal con CNI y Televisora del Valle de México (TVM, propietaria de la concesión). Pero el pleito no ha concluido.

Es un litigio que continúa gracias a la tenacidad de Javier Moreno Valle, dueño de TVM, y los abogados Javier Quijano y Xavier Cortina. En condiciones terriblemente desiguales, pero continúa.

Como escribí aquí en diciembre, a propósito del libro de Purificación Carpinteyro, el caso del Canal 40 no merece ya siquiera una mención de quienes acusan duramente al “duopolio” y ven en la nueva ley de telecomunicaciones un antes y un después en la historia de abusos y atropellos en la televisión mexicana.

“Concluidas favorablemente las disputas judiciales, CNI está a la espera de que, una vez que se promulguen las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, TVM acuda al nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones a exigir la suspensión inmediata de la señal espuria que de manera ilegal difunde Tv Azteca bajo la designación de ‘Proyecto40’, y a solicitar la regularización de la concesión otorgada a TVM”, apuntan Quijano y Cortina.

Los abogados confían en que ahora las cosas serán distintas y “volverán a la institucionalidad, quebrantada por la prepotencia de unos y la obsecuencia derivada de la debilidad, precariedad y connivencia de quienes se supone tenían a su cargo el deber de gobernar y la aplicación de la ley”.

Ocho años. Aquí seguimos.