La historia en breve

Bienvenido de regreso, Miguel

Este mediodía, Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, regresará formalmente a la actividad política después de un problema de salud que lo mantuvo al margen en diciembre. “Aunque nunca perdí el contacto con mis senadores”, me dijo ayer con buen ánimo. “Y estoy listo. He aprovechado para estudiar mucho de lo que pasó en el país y el Senado”.

Que lo cuente él:

—Te lo voy a decir de manera muy clara y sin avergonzarme. Un descuido muy grave me provocó una infección en el pie derecho. Cuando acudí al doctor tenía una infección muy avanzada. Me amputaron el pie derecho. Y estuve 12 días combatiendo una infección generalizada, de la que finalmente me recuperé. Salí del hospital el 13 de diciembre. Estoy en rehabilitación, pero absolutamente sano y ya me muevo en muletas o silla de ruedas. Estoy dado de alta. Tengo una herida cicatrizada y en espera de una prótesis para caminar por cuenta propia y llevar una vida normal.

La grandeza no se enseña ni se conquista. Simplemente es la expresión del espíritu de un hombre. Si un hombre ha personificado el tránsito del México del encono al del encuentro, es Miguel Barbosa. Si la generación del fracaso queda finalmente sepultada por nuevas sucesiones de acuerdos, en mucho se deberá a Miguel Barbosa.

Que lo diga él:

—En este momento es cuando uno valora más la vida. Tengo la voluntad de ir adelante. Y tengo la estrategia que llevaremos a cabo en el grupo. Quiero seguir siendo un hombre que ayude, que construya acuerdos. No olvides, además, que político que para, se rezaga.

Bienvenido de regreso.