Francotirador

Toda red criminal topa en…

Tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos una de las medidas inmediatas que tomó fue eliminar la versión en castellano de la página web de la Casa Blanca.

Hubo protestas en redes, unos cuantos se inconformaron en las afueras de la emblemática construcción, pero no pasó nada más. Así, los hispanoparlantes no se leen, no nos leemos en dicha página.

No hay una versión online en la que se difundan las actividades oficiales de la residencia oficial de EU en la lengua de Cervantes (dirían los presuntuosos), mucho menos ofrecer datos en español de cómo contactarlos.

Lo bueno es que esa mala práctica no cundió por toda la administración federal de la Unión Americana. Para mi sorpresa sí hay una página web que reivindica a nuestro idioma y tiene su apartadito en “español”. Además, los únicos personajes que aparecen en su página principal ¡son mexicanos!

¿A poco no le da orgullo? Puro paisa dominando una página oficial de los “yunaited”. ¡Ajúuua! ¡Viva el 5 de Maio y el Taco Bell, de una vez!

Lo malo: esa página web es de la Drug Enforcement Administration, la agencia encargada del combate a las drogas ilegales para los estadounidenses (¿pues, qué esperaba?).

Cualquiera que consulte la página https://www.dea.gov/index.shtml verá cómo en el área viva, entre lo que se ve primero, están las caras Ismael Zambada García, Rafael Caro Quintero y Nemesio Oseguera Cervantes. Arribita de esas imágenes unas letras grandes en color rojo vivo que dicen, sin más ni más: “Most wanted fugitives”.

Si uno le da click y entra a la subpágina de los más buscados por la DEA verá esas mismas caras, pero en un formato más grande, ellos son los “top”, pero abajito vienen otros buscados pero no tanto, pues solo tienen como título: “DEA wanted fugitives”, y también allí, para variar, dominan los nombres latinos.

En su apartado de noticias, entre las 13 palabras clave que enlista la página web para buscar información sobre drogas, como mariguana, metanfetamina y cocaína, aparece “Mexico” (¿pues, qué pasóoo?), y en el apartado de las novedades está el reciente anuncio del Departamento del Tesoro a través del cual nos enteramos, el miércoles pasado, que un Raúl Flores Hernández lidera una red de narcotráfico y lavado de dinero que involucra a 42 empresas, muchas de ellas en Jalisco, y que entre sus prestanombres estarían el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julio César Álvarez Montelongo, Julión Álvarez.

Así llegamos al organigrama de esta red: un gráfico con 21 caras y 21 nombres de cada uno de los presuntos colaboradores. Y uno las ve y las sigue con curiosidad felina hasta llegar a la cúspide en donde aparece la fotografía de Raúl Flores Hernández y allí acaba… ¿pero, por qué? ¡si yo quiero saber hasta dónde llega esta malvada red que es acusada de llevar droga a Estados Unidos!

Si Flores Hernández fue detenido en Guadalajara y sus colaboradores están en Jalisco, Sinaloa y otros puntos de México como dice el reporte ¿quién le recibe, paga y distribuye la droga en Estados Unidos? ¿Acaso al pasar la frontera la droga queda automáticamente en manos de dealers de callejón, puros don nadies? ¿No hay personajes coludidos? ¿Allá no hay capos “top”?

Aunque lo digan solo en english ¿cuándo revelarán quiénes son los que están, pero no aparecen en la parte superior de este y otros organigramas que difunde el Departamento del Tesoro? ¿Cuándo nos dirán cómo opera allá (¿o acaso no la hay?) la red de distribución de droga y lavado y los nombres de quienes la encubren? Esperaré, serenamente...

celso03@icloud.com