Malas compañías

En el recuerdo

A Carlos Olvera lo caracterizó una profunda generosidad. Siempre con un gesto amable, una frase que motivaba, un fuerte –e inusitado- empuje a las nuevas generaciones. Un consejo, una broma, a veces un café y un cigarro.

La conversación inteligente y relevante, enriquecedora, plagada de un anecdotario de vida y de una vasta aportación. Fue un hombre de intensidad creativa, muy prolijo: lo mismo que abordaba los géneros literarios y periodísticos, como recurría al dibujo.

En el recuerdo de muchos de sus amigos, colegas y alumnos se encuentra Carlos Olvera, quien nació en Chihuahua pero desde su infancia vivió en Toluca; tuvo una amplia trayectoria en el sector cultural: fue dramaturgo, director de escena, narrador, profesor de literatura, periodista y un intenso promotor del ramo.

Hoy, a dos años de su ausencia física, el maestro será motivo de un homenaje en el Museo José María Velasco, de la capital mexiquense. La actividad cultural conmemorativa será hoy a las 18:00 horas.

En el evento será presentado el libro "El colmillo del gato", con textos literarios y será inaugurada la exposición "Disculpen que no me levante", una serie de 100 dibujos del escritor.

El libro recién salido de la imprenta, cuya edición corrió por parte del Fondo Editorial del Estado de México, a cargo del Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal que hoy dirige el ingeniero Ismael Ordoñez Mancilla, condensa textos nuevos.

El también escritor y poeta, Porfirio Hernández, explicó que el libro está integrado por escritos inéditos de Carlos Olvera Avelar, cuya creación fue de 1940-2013. Dichos textos fueron rescatados del amplio archivo del maestro.

"Nuestro objetivo fue presentar al lector aquellos textos inéditos que por su valía literaria merecían ser dados a conocer, pero que el maestro no tuvo tiempo de presentar, como era su deseo", destaca.

Los comentarios a la obra correrán a cargo del escritor Alberto Chimal y el historiador Alfonso Sánchez Arteche.

"Disculpen que no me levante", es una serie de 100 dibujos que en ratos de ocio y meditación realizaba el maestro Olvera. Fueron seleccionados por la arquitecta Patricia Maawad, quien amorosamente conserva, rescata y promueve el gran legado que dejó el escritor.

Felicitaciones a ella por ese gran esfuerzo, dedicación pero, sobre todo amor, para hacer que la vida y obra de Carlos Olvera permanezca en la memoria.

Un abrazo en el corazón a Paty.