Malas compañías

A ras de cancha

¿Y cómo les ha ido con el mundial? ¿Han sufrido algún contratiempo? ¿Han perdido la quiniela? ¿La han ganado? ¿Han disfrutado cada momento de esos interminables minutos en los cuales el balón sigue rodando o han sufrido?

¡En manos de un árbitro cabrón estamos, señor!, oran a diario miles de fanáticos mexicanos ante la suerte de los deportistas quienes dicho sea de paso han dejado la piel (y el taco) en el césped.

Nuestra afición tan folklórica ha puesto precedente en esta copa mundial. Aportó su entusiasmo, su valentía. Su manera de festejar. La hinchada mexicana se ha dejado oír por todo el mundo.

Tanto que la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), le ha sacado la "tarjeta amarilla", por andar coreando cánticos de festejo recurriendo a una palabra polisémica en México, en España y en otros países latinoamericanos. (¡Uy, gol!)

Desde esta columna preguntamos si los cantantes que se presentan en México se han quejado del "¡ulero...!" que al final de un concierto el respetable grita para que el artista extienda su presentación hasta las mil horas.

Lo que debe atender la FIFA (y todo el que se sienta aludido) es que la hinchada mexicana "es juguetona", así con esas palabras, las mismas que utiliza el general (José Elías Moreno) para justificar la envalentonada copla que se avientan los personajes de Pedrito Malo (Infante) y a Jorgito Bueno (Negrete) en la película de "Dos tipos de Cuidado". ¡Válgame Dios!

Don Jaime Almazán Delgado

Con gran tristeza nos enteramos del fallecimiento de don Jaime Almazán Delgado, un destacado toluqueño, quien prodigó una vida al servicio público, a la política y al quehacer humanista.

En las redes sociales se ha manifestado el sentimiento, la despedida, el respecto y las condolencias como recuerdo afectuoso. El ayuntamiento de Toluca le hizo un homenaje a su trayectoria.

Entre otras actividades, don Jaime se distinguió por impulsar la cultura local a través de sus encomiendas, una de ellas, cuando fue alcalde de Toluca, apoyó al escritor toluqueño Alejandro Ariceaga para crear lo que hoy se conoce como Centro Toluqueño de Escritores (CTE), apuntó -a manera de recordatorio, en uno de sus sentidos e inteligentes comentarios en Facebook- el historiador y escritor Alfonso Sánchez Arteche.

Extraordinaria persona, don Jaime Almazán. Generoso, buen amigo y sumamente cortes. Siempre dio una enseñanza, un buen consejo. Lo vamos a extrañar. Que descanse en paz.