Malas compañías

Pedro Marín

En febrero del 2012 pregunté al cantante español Pedro Marín su opinión sobre la exposición fotográfica "Obscenity", del director de culto Bruce Labruce, que en aquellas fechas generó fuertes críticas tras su inauguración en la Fresh Gallery de Madrid, España.

Marín formó parte de un grupo de artistas (Pablo Rivero, Alaska, Rossy de Palma) quienes participaron como modelos para la serie fotográfica del cineasta canadiense, cuya temática movió la conciencia de una parte de la sociedad conservadora de aquel país.

Hizo énfasis en la libertad que debe prevalecer en el arte, en la vida y en la sociedad. Incluyo también la necesidad tener una fuerte dosis de buen humor.

Desde aquellos días Marín no quitaba el dedo del renglón para regresar a México, ofreciendo un nuevo concepto musical, el cual fue perfeccionando desde hace varios años.

Más allá del "fenómeno fan" que lo acompañó durante la década del ochenta, el cantante, a partir del 2006 ha experimentado de manera exitosa una ruptura del estereotipo de ídolo adolescente.

Buscó evolucionar a través de tendencias musicales como el electropop y glam rock. Y letras de su autoría.

Ofreció los materiales discográficos acordes con nueva dinámica artística: Diamonds (2006); Pulpo negro (2007); I Will Glam (2009). (Soy fan del video de la canción Glam song (2010), el cual fue dirigido por el director alemán Stefan Weinert).

A través de su compañía Mainman, 2012 sale el single Te veo bailar y Santo, sal a bailar. En 2013 realizó Hombre Mecánico y en 2014 lanza una edición especial para el mercado mexicano.

Adiciona a sus actividades la dirección de documentales y en breve presentará uno referente a problemas sociales en un país tan complejo como India.

En paralelo con presentaciones y giras además otro de los atinos en la reingeniería del cantante fue tomar el mundo digital como plataforma de promoción y ventas logrando buenos resultados.

El mundo digital también ha sido vínculo entre el cantante y sus seguidores.

Después de 23 años de ausencia, Pedro Marín está de visita en México para promocionar su más reciente álbum musical titulado Hombre Mecánico, en el que está involucrado en todo el proceso de creación, incluida la dirección de los videos que acompañan los cortes.

Ha ofrecido un road-show por varios medios de comunicación, para dar a conocer el material que ofrece pop electrónico con elementos de rock con guitarras. Son canciones para vivir, sentir y disfrutar; para dejar un lado esa tendencia de hombres mecánicos que está permeando en el mundo.