Malas compañías

Médico Rural

Durante 13 años, el doctor Rutilo Hugo Gómez Navarrete trasladó al papel todos esos recuerdos, vivencias y avatares a los que se enfrentó como médico rural de su pueblo, Jiquipilco.

En esos parajes del siglo pasado, donde la vida, sin ningún miramiento, desafía al galeno inicia en El espejo roto, memorias de un médico rural, libro que saldrá publicado bajo el sello de Letrasnoché, una editorial independiente que poco a poco se va forjando camino en la industria.

En sus más de 700 páginas, ofrece una historia lineal profunda y realista, algunas veces hilarante, y otra que cincela la adversidad y la tragedia.

La vida del médico transportada a papel y tinta destaca también su contexto histórico: es el crecimiento y desarrollo del hombre, del padre de familia y del profesional.

Son las experiencias de vida -a través del personaje principal, Sergio-, la batalla personal y profesional de afrontar el día a día del servicio médico en un pueblo, donde las condiciones en su mayoría pueden ser adversas.

El doctor Hugo Gómez tiene 88 años, se ha desarrolló en Toluca y la ciudad de México, además haber sido profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Del quehacer en la escritura del doctor Gómez, el catedrático Eugenio Núñez Ang señaló que tiene una visión clara para describir sus emociones y vivencias.

Por su parte, la hija del autor, Marthel Gómez de Cano, explicó que para su difusión se buscarán ámbitos específicos, principalmente médicos en formación.

Y es que en la historia subyace un llamado para no perder de vista el significado del verdadero ejercicio médico, el compromiso a la vocación, la sensibilidad y el respeto por la vida de un paciente.

Hoy que la enfermedad terminal es el escenario idóneo para hacerse una selfie, el libro del doctor Gómez Navarrete nos recuerda también la pertinencia de que el profesional médico no olvide, no extravíe, no obvie, uno de los valores inherente en su deber ser: la ética.