Malas compañías

Cantinflas show

Hace unos treinta años, los niños aprendimos sobre Galileo Galiliei, Copernico, Tomás Alva Edison, Shakespeare, Beethoven y hasta de Sansón y Dalila, a través del programa de dibujos animados titulado Cantiflas Show.

Además del programa, emblemático por haber utilizado de cortinilla la versión instrumental de La Bikina, el mismo contenido se imprimía en una revista que se publicaba quincenalmente y que era muy bien apreciada en aquellos años.

De manera anecdótica, el doctor Adalberto Ramírez Acevedo, vecino de Metepec, concursó en el desaparecido programa del Gran Premio de los 64 mil pesos, que conducía Pedro Ferriz Santa Cruz, en el canal Once (si no me equivoco). Este destacado médico militar participó con el tema "Cantinflas" y ganó el Gran Premio.

Se preparó de manera intensa, vio cada uno de los filmes, enfocándose en frases, personajes, épocas y reparto. A la par investigó sobre vida y trayectoria. En fin.

Quedan grandes testimonios del anecdotario colectivo sobre Mario Moreno y su entrañable Cantinflas. Aún muchas personas de Ixtlahuaca recuerdan con mucho cariño el trato gentil y humano que tuvo el actor con sus vecinos de la hacienda La purísima, su casa de campo a la que acudía con mucha frecuencia para descansar.

El personaje tan exitoso y bien estructurado de Mario Moreno Reyes tiene diversas lecturas. Los estudiosos del cine han dividido en etapas el desarrollo actoral y cada una de sus películas.

Ha sido motivo de polémica esa tendencia propagandística sobre el partido hegemónico que se denota en sus últimos filmes.

Sin embargo, eso no trastocó su fama, su genialidad actoral. Su excelencia. Cantinflas es un personaje universal. Por ello, no debe sorprender a nadie que un español tan bien plantado en la escena como Óscar Jaenada haya interpretado de manera tan espléndida al actor mexicano en la biopic de Sebastián del Amo.