Malas compañías

Árboles

La vida: raíz, tronco y copa. El árbol y el bosque. O como escribió Ángel María Garibay Kintana: (en) "la penumbra verde la paz infunde y el amor destila y su contacto al dolorido sana".

"Vamos al bosque", invitó Garibay Kintana en el poema de los árboles. Porque "allí el recuerdo del dolor se pierde". Entre los árboles, se entrevé "una tenue luz, casta y tranquila".

La lluvia se alía con el bosque; el agua, perdura lo verde y le otorga el necesario cuidado de vida. Es en esta época cuando se siembran arbolado o se espera el renuevo.

Hace catorce años, en lo que fue la primera jornada cultural ecológica, se creó el bosque del artista mexiquense. Los artistas participaron en el plantado que se realizó en el área que se ubica entre el Museo de Arte Moderno y la Biblioteca Pública Central.

Fue una propuesta muy atractiva que realizó el Instituto Mexiquense de Cultura, en aquel entonces dirigido por Carolina Monroy del Mazo, quien convocó a cerca de trescientas personas, entre pintores, poetas, dramaturgos, escultores, músicos, actores, fotógrafos, narradores, periodistas, artesanos, entre otros.

En la conmemoración del Día del árbol en 2002, el maestro Leopoldo Flores Valdés sembró el primer árbol de lo que fue el bosque del artista mexiquense. Le siguieron el pintor Luis Nishizawa, el escultor (de fuego) Fernando Cano, el maestro organista Víctor Urbán y el entrañable, emblemático y tenaz dramaturgo Esvón Gamaliel.

Los escritores Alejandro Ariceaga y Eduardo Osorio, ambos, en esos días, la inequívoca presencia del Centro Toluqueño de Escritores. También los poetas Félix Suárez y Flor Cecilia Reyes; la historiadora Margarita García Luna; el editor y escritor Héctor Sumano Magadán. Los escritores Carmen Rosenzweig, María Eugenia Leefmans, Alexander Naime, Carlos Olvera, Bertha Balestra; así como la actriz Carmen Raya.

Participaron además el guitarrita y ajedrecista Juan Carlos García Franco, el pintor y caricaturista (de Capultitlán) Paco Santillán, el pintor y fotógrafo Raúl Arturo Díaz, por cierto bisnieto del pintor Felipe S. Gutiérrez.

Y más, muchos, más, el sector intelectual y creativo mexiquense unificado.

Fue una buena forma de celebrar el día del árbol: sembrando.

¿Aún existe el bosque del artista?