Malas compañías

Adiós

Este es el final: ¡Y no es para menos!

No hay cita que no se cumpla; no hay hoja del calendario que no caiga; y al final del final ¡por fin!, termina este año que acabó en par: 2016.

Insuficiente fue el amor, la esperanza, los sueños y la fortaleza que en enero solicitamos o invocamos como buenos deseos. Todo se acabó de un tironcito. Fue envidioso este año. Porque nunca dio más de lo que quiso dar. ¡Nos quedó a deber!

Y nos quedó a deber porque pasó como agua de río: ágil, presuroso: al menor tris. Y en esencia, este 2016 fue como esos amores que empiezan -muy entusiasmados- una noche y a la mañana siguiente, se olvidan. Se va el 2016 tan rápido como terminó el otoño y, ayer, dio paso al invierno.

Casi puedo recordar la despedida de 2015, cuando deseábamos un próspero año nuevo a nuestros familiares y amigos. Ávidos por conocer qué nos depararía el futuro –el 2016- brindamos haciendo promesas de cambio: ¿todas las cumplimos? ¿Cuántos deseos se nos cumplieron?

Este 2016 pasó tan rápido como llegó. Y se llevó muchas cosas, muchos afectos, a muchas personas incluidas a nuestro Juan Ga y hasta al comandante Fidel Castro: "y a las barbas de la revolución, les salían más canas cada día". (Joaquín Sabina).

Eso sí: porque sí: las cosas bonitas del 2016 debemos recordarlas todas: la salud, la risa, los regaños, los besos, un poema, el abrazo, la lluvia, las canciones, los amaneceres, el tabaco, el horizonte del mar, las milpas creciendo, el olor del café, el volcán, la sopa caliente, el vino tinto, los amantes, los libros, el helado de lima, el piso de parqué, el bosque, en fin.

Llega el final del año y los gastos apremian. Hay brindis, abrazos, intercambios, buenos deseos. Cenas, lo único bueno de estas fechas solo es la comida. Senda preparación de pavo, bacalao y el revoltijo, cuyo principal ingrediente, los romeros, están más caros que el precio del dólar.

Y mientras el 2016 termina por irse, reflexionemos esta Navidad, fecha en la que nuestro más querido y leal amigo cumple años. Salud.

¡Feliz Navidad!