Duda razonable

¡Vienen los yemenitas! ¡Vienen los yemenitas!

Vivo en un país que confunde una nacionalidad con una actividad delictiva.

En un par de medios, decenas de portales y, por supuesto, en las redes, se anunció con alarma que la Policía Federal, algunos, siempre atentos, personalizaron en Renato Sales el logro: había capturado a tres ¡terroristas!

¡Bien! ¡Aplausos!

Nomás que... Fake news?

Unas horas después de la emoción, la Comisión Nacional de Seguridad emitió la siguiente tarjeta informativa:

"Elementos de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal acompañados del personal de la Dirección de Control y Verificación Migratoria del Instituto Nacional de Migración realizaron revisiones migratorias en calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, con la finalidad de detectar a dos personas de nacionalidad yemenita, al encontrarse administrativamente irregulares en territorio mexicano. Uno de ellos fue ubicado a las afueras de un hotel de la zona y otro en el interior del mismo acompañado de una tercera persona extranjera, la cual mencionó tener doble nacionalidad, de Australia y del Reino Hachemita de Jordania. Las personas yemenitas fueron retornadas de manera asistida fuera del país por no acreditar su legal estancia en México y en todo momento estuvieron a disposición de las autoridades migratorias a quienes los grupos especializados de la Policía Federal dieron su colaboración".

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, los detenidos no son más que contrabandistas de tabaco. Uno de ellos también había sido sentenciado por posesión de cocaína. Se habían fugado de prisión el mes pasado.

De terroristas no tenían nada... más que el prejuicio mexicano, que sí es de terror.

El mismo miércoles, una amiga de mi hija, nacida en Inglaterra, de visita en México, fue a conocer el Museo Tamayo. La joven es musulmana y usa hiyab. Saliendo del museo me escribió mi hija sorprendida y enojada. Durante todo su recorrido las habían seguido tres elementos de seguridad. A ningún otro de los grupos de visitantes les había sucedido nada similar. Una mujer con hiyab los había alertado.

Cuando al día siguiente leyó que yemení se había convertido en sinónimo de terrorista, pues no se extrañó.

Todo se pega.

El pensamiento trumpista no es solo del loco del norte.

Twitter: @puigcarlos