Duda razonable

El verdadero tamaño de Ricardo Anaya

En abril de 2015, hace exactamente nueve meses, se dio a conocer que la diputada local de Sinaloa Lucero Guadalupe Sánchez López había visitado a Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, en el penal del Altiplano después de que fuese capturado en Mazatlán.

De la nota de Noticieros Televisa hace siete meses, ilustrada con fotografías de la diputada en el Altiplano, cito unos párrafos.

“En esta reunión (en la cárcel) también habría estado presente el abogado de El Chapo Guzmán. Según el expediente de investigación, el custodio habría reportado que ese día Lucero Guadalupe, Guzmán Loera y el abogado de éste conversaron sobre los trámites de la escritura de un terreno, así como la cesión de algunos bienes patrimoniales a la diputada del PAN, como un rancho, camiones de transporte y ganado bovino. Además estas tres personas habrían conversado sobre el interés de que el hijo que estaba esperando la diputada naciera en Estados Unidos. Este jueves,  la diputada Lucero Guadalupe Sánchez López citó a conferencia de prensa. Ahí negó tener algún tipo de relación o vínculo sentimental con Joaquín Guzmán Loera”.

El presidente nacional del PAN debió andar muy ocupado grabando anuncios para radio y televisión —cosa que le encanta, según se nota— que se le fue ese asunto por la friolera de nueve meses. En ese lapso El Chapo se escapó por un túnel, se vio con Sean Penn y Kate del Castillo, celebró la Navidad con su familia, viajó a Los Mochis y lo volvieron a capturar. Anaya seguía haciendo anuncios.

Fue hasta hace un par de días que, muy enérgico, Anaya anunció la separación de la diputada del grupo parlamentario del PAN y ordenó abrir una investigación para determinar cómo es que la señora había sido su candidata.

Nueve meses después.

En diciembre dije aquí que el tamaño de Ricardo Anaya se mediría en la delegación Benito Juárez  después de las acusaciones de corrupción contra panistas de la demarcación.

Nada ha pasado ahí, como nada pasó, cuando debía haber pasado con la diputada. Como no ha pasado nada con Guillermo Padrés.

Apenas ayer, Rafael Moreno Valle, el verdadero mandón del blanquiazul, decidió en los hechos sobre la posible alianza con el PRD, y será él quien decida en Oaxaca.

Mientras tanto, Luis Felipe Bravo Mena, nombrado para una comisión anticorrupción del partido, anda viendo si tendrá, al menos, oficina.

Anaya sigue haciendo spots.


Twitter: @puigcarlos