Duda razonable

La tristeza de María Elena Morera

El martes escribí en este espacio sobre los “pactos de la seguridad” y la sociedad civil, proponiendo que tal vez era la hora para que los representantes de las organizaciones de la sociedad organizada vendieran caro su amor y no le regalaran al Presidente, partidos y gobernadores la foto sencilla alrededor de un compromiso que los gobernantes nunca cumplen, que no han cumplido.

Desde ese día he recibido mensajes, reclamos y opiniones de varios líderes de esas organizaciones. Alejandro Martí, incansable desde su México SOS, externó en Twitter su desacuerdo con mi idea, apelando que era tarea de todos y poniendo como ejemplo Ciudad Juárez y su mesa de seguridad. María Elena Morera utilizó la red social para debatir con Francisco Rivas, del Observatorio Ciudadano, y recibí mensajes y opiniones de México Unido contra la Delincuencia y algunos empresarios. Sé que como en muchas partes del país en las organizaciones hay desconcierto, frustración y rabia.

Ayer, junto con Francisco Rivas —el mismo que hace poco más de un año intentaron “descalificar” desde Gobernación por dar a conocer cifras de seguridad poco optimistas—, María Elena Morera vino a En15 en Milenio Tv.

Me sorprendió su arranque.

“Siempre vengo con muy buen ánimo, siempre quiero ser optimista; pero esta vez estoy triste, decepcionada, me da asco que no lo podamos solucionar. Que desaparecen 43 personas y no pasa nada. Que se desnude la injusticia, corrupción y simulación”.

Y me adelantó algo: “Nosotros en Causa en Común no firmaremos, no iremos a ningún pacto, no asistiremos a ningún acuerdo mientras no se encuentren a los 43 muchachos desaparecidos, hasta que no sepamos qué les pasó”.

Hablamos de pactos pasados, de acuerdos firmados y no cumplidos. Me corrigió en un detalle: “En el acuerdo de 2008, las organizaciones de la sociedad civil sí cumplimos lo que firmamos. Los que no cumplieron fueron ellos”.

Recordamos las palabras del Presidente: “En los próximos días convocaré a la representación del Estado mexicano, a las fuerzas políticas y a las organizaciones de la sociedad, para asumir el compromiso de emprender cambios de fondo, fortalecer nuestras instituciones y asegurar la vigencia plena del Estado de derecho en nuestro país”.

“Lo que nos faltó en todos los demás pactos fue la corrupción. La corrupción es la raíz de todo esto”, me dijo María Elena Morera.

Creo que tiene razón.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos