Duda razonable

Los trapos sucios panistas se lavan en nuestra cara

Los panistas empezaron 2015 sacando sus pleitos de lo oscurito. Primero, el grupo de Gustavo Madero dejó a Margarita Zavala fuera de la lista de candidatos a diputados plurinominales para poner nombres cercanos a él, incluido el mismo Madero, que es el primero de la lista de 15.

El senador Javier Lozano llamó a Madero ruin y mezquino.

El 20 de enero, ya con la curul casi asegurada, Madero regresó a la presidencia del partido, que había dejado en septiembre del año pasado para buscar la candidatura. El tamaño de su ambición.

Los calderonistas lo acusaron de haber violado los estatutos del partido por regresar fuera de los tiempos establecidos y se habló de impugnar el regreso de Madero. Lozano lo acusó de tener “una ambición desmedida por el poder”. La Comisión Permanente del Consejo Nacional del Partido Acción Nacional abrió un proceso contra Lozano para sancionarlo por insultar al presidente del partido.

La semana pasada en Davos, el ex presidente Felipe Calderón, esposo de Margarita Zavala, dijo en una entrevista para El Financiero que es momento de renovar al partido o pensar en una nueva fuerza política. Margarita había dicho que ella se quedaba.

Madero no respondió, pero sí uno de los suyos. Esta semana el ex director del IMSS y secretario de Comunicaciones y Transportes con Calderón, Juan Molinar Horcasitas, publicó un texto en el que acusaba a Calderón —su antiguo jefe— de querer imponer su voluntad sobre la de los panistas como —dijo— hizo cuando fue presidente.

Calderón respondió en una carta en la que lo llama mentiroso y dice que las acusaciones en su contra vienen de la amargura que lo aqueja desde que le pidió su renuncia como director del IMSS. Molinar no se quedó callado y envió un texto más al ex presidente en el que le recuerda que, como ya lo habían hablado en una cena, “están a mano”, y lo que queda entre ellos es una diferencia partidista.

Ayer los senadores del PAN llegaron a Los Cabos, Baja California Sur, para su reunión plenaria previa al inicio del periodo ordinario de sesiones. En la inauguración en el hotel Pueblo Bonito Pacifica Golf & Spa Resort, Madero habló a los senadores de unidad. Los calderonistas, al menos Lozano y Roberto Gil, no aplaudieron.

Más tarde, frente a los medios de comunicación, Lozano y Madero se tomaron la foto abrazados. El presidente del PAN dijo que el partido los unía y que se tomarían un café.

“El PAN unido jamás será vencido”, gritaba Mariana Gómez del Campo desde atrás.

Me siento en la prepa. Me cae.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos