Duda razonable

Por qué la SCT no aceptó la solución de la constructora para el drenaje

Recibí ayer una carta con respuestas a la Duda razonable del mismo día, de por qué la SCT había desechado la propuesta de la constructora para reforzar el drenaje que se rompió y provocó el socavón en julio del año pasado. La envía el ingeniero Clemente Poon Hung, director general de Carreteras de la SCT.

La reproduzco:

Si bien el consorcio ALDESA-EPCCOR, mediante oficio del 28 de septiembre de 2016, solicitaron la modificación del Proyecto Ejecutivo para sustituir el embovedamiento del tubo por el que transita el Río Santo Cristo debajo del Km. 93.8 del Paso Exprés de Cuernavaca, esta propuesta fue rechazada en razón de los siguientes argumentos:

1. El Proyecto Ejecutivo del Paso Exprés contempla el embovedamiento con concreto armado de dicho tubo a fin de protegerlo tanto de la obra como de cualquier vibración en la zona.

2. La propuesta realizada por el consorcio ALDESA-EPCCOR de realizar un encamisado metálico por el interior del tubo restaba capacidad hidráulica al mismo y si bien le generaba menor costo al consorcio constructor era una medida que contravenía al proyecto ejecutivo autorizado.

3. El día 3 de octubre de 2016 en reunión donde participó el Sr. David Rodríguez, firmante del oficio antes mencionado y Superintendente de la obra, se le informó al consorcio que la obra quedaba de acuerdo al Proyecto Ejecutivo, es decir protegiendo al tubo mediante un embovedamiento. Para tal efecto se suscribió una minuta en la que el Sr. David Rodríguez, reconoce lo anterior.

4. El 16 de noviembre de 2016, la empresa coordinadora del proyecto SACC Ingeniería, S.A. de C.V., revisó el tubo en cuestión y determinó que funcionaba de manera adecuada.

5. Efectivamente como menciona su nota, al iniciar la excavación para desplantar los muros laterales durante el proceso de construcción, se presentó un derrumbe, lo cual es de la total responsabilidad del consorcio constructor. Lo anterior confirma la necesidad de haber protegido el tubo mediante un embovedamiento de concreto armado, lo cual de acuerdo al dictamen de los peritos independientes “con seguridad hubiera evitado que se hubiera afectado el tubo”.

Sabemos ahora que no se hizo el encamisado propuesto por los constructores por una decisión técnica, pero tampoco se hizo el embovedamiento del proyecto original, y que en octubre se reiteró que se debía hacer.

Aún así, la obra se inauguró. ¿Por qué se recibió? ¿Dictec, la supervisora, avisó? ¿A alguien no le importó?

Twitter: @puigcarlos