Duda razonable

Cómo regalan los mexiquenses mil 700 millones de pesos

En la Duda Razonable de ayer mencioné un trabajo periodístico que no ha recibido la difusión que merece. Va.

El 28 de mayo de 2012, en plena campaña electoral, Enrique Peña Nieto asistió al auditorio BlackBerry de la colonia Condesa, en la Ciudad de México, donde fue recibido con gritos de “Peña presidente” por sus “activistas”, su equipo de redes sociales, liderado por Alejandra Lagunes. Hubo un debate y una sesión de preguntas moderado por Gabriela Warkentin, que concluyó con Peña haciendo ahí sus compromisos 106, 107 y el 108, que decía así: apoyar la creación de una fundación para la innovación, ciencia y tecnología, con la participación de la iniciativa privada.

El compromiso se está cumpliendo.

Dos años de investigación periodística lo prueban. Le pedí a los autores del reportaje publicado en Nexos y Animal Político que lo resumieran:

Entre 2009 y 2015, los gobiernos federal y del Estado de México le han donado más de mil 700 millones de pesos a la fundación Proacceso, con el argumento de que se dedican a fundar escuelas de cómputo.

Sin embargo, no existe ninguna explicación de por qué se le ha dado este dinero a un grupo de jóvenes que, cuando empezaron, no tenían experiencia en el tema. Además, ninguna autoridad ha auditado el destino de los fondos y no se sabe qué resultados educativos han tenido. En los resultados de Enlace, por lo pronto, no se nota impacto positivo alguno, al contrario.

El colmo: parte sustancial de estos recursos se han usado para comprarle material a la empresa Enova, que tiene los mismos socios, y las escuelas que han fundado son privadas y les cobran a los usuarios.

Estos mil 700 millones les han permitido a Proacceso y Enova convertirse en el primer beneficiario de la inversión pública en ciencia y cultura, y posicionarse como el quinto organismo privado que más donaciones recauda en todo el país.

En total, el gobierno mexiquense —primero Peña Nieto y luego Eruviel Ávila— les han dado 867.9 millones de pesos, y el gobierno federal (ya con Peña Nieto como Presidente) otros 880.7 millones.

La única respuesta de los gobiernos a este trabajo es el silencio. La de las empresas una carta ordenando a sus empleados callarse la boca.

Uno de los socios de Enova escribió unos días después de la elección de 2012 un texto en que aseguraba que la elección de Peña era la oportunidad para tener un México mejor. Pues sí. Para algunos.

El reportaje completo está en www.nexos.com o en www.animalpolitico.com.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos