Duda razonable

El presidente Peña tiene la razón y la solución

En febrero de 2015, la revista Qué Pasa de Chile publicó un reportaje que arrancaba así:

"El 16 de diciembre de 2013, un día después del triunfo de Michelle Bachelet en segunda vuelta, parte de la familia más cercana de la presidenta recibió otra buena noticia. En esa fecha el Banco de Chile emitió un documento informando la aprobación de un crédito por más de 10 millones de dólares a Exportadora y de Gestión Caval Limitada, empresa que es propiedad de Natalia Compagnon Soto, la nuera de la mandataria, y en la que entonces trabajaba como gerente de Proyectos su esposo, Sebastián Dávalos Bachelet. El monto sería destinado a un negocio prometedor: la compra de tres predios en la comuna de Machalí, los fundos Santa Elena, San Diego y Santa Cecilia, que con la modificación del plano regulador que se discute desde hace años en la VI Región eventualmente podrían verse beneficiados al cambiar el tipo de suelo de uso rural a uso urbano…".

Negocios inmobiliarios, préstamos, cambios de regulación…

El escándalo que derrumbó los niveles de aprobación de la presidenta forzó al hijo de Bachelet primero a hacer pública su declaración patrimonial, después a presentar su renuncia a su puesto en el gobierno, donde hacía las veces de “primer caballero”, dado que la presidenta es soltera, y después renunció al Partido Socialista.

Ha dicho Bachelet: "Para mí, como madre y presidenta, han sido momentos muy dolorosos [...] Conozco bien mi responsabilidad como presidenta.

"Llevar adelante esta tarea implica tomar decisiones que son dolorosas [...] Por ello, mi hijo Sebastián Dávalos dejó su cargo y renunció".

Antes de viajar a Londres, el presidente Peña Nieto le dijo al FT que México estaba plagado de desconfianza e incredulidad.

Frente a los escándalos de conflicto de interés suyos, de su esposa y de su secretario de Hacienda, la respuesta ha sido poner a un buen amigo suyo a investigarlo, empujar a regañadientes una ley que será realidad en años, y hacer pública solo la declaración patrimonial del Presidente.

Tres meses después de prometerlo, ni siquiera han podido vender la casa que inició el escándalo.

Tiene razón el Presidente en lo que dijo al FT.

La solución está en sus manos.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos