Duda razonable

Un plan Guerrero: legalicemos la amapola

El mundo padece una grave crisis de dolor.

Cada año, decenas de millones de personas en el planeta, incluyendo unos 5 millones de pacientes con cáncer terminal, sufren innecesariamente por no tener acceso a medicinas que les ayuden a controlar el dolor.

83 por ciento de la población mundial vive en países con muy poco o ningún acceso a medicinas para controlar el dolor.

Aunque la mayoría de los medicamentos esenciales para el dolor ya no tiene protección de patente y son de bajo costo, la brecha global en el acceso al control del dolor se agrava por precios diferenciales para los pobres y los ricos. Un suministro de un mes de sulfato de morfina debería costar entre 1.80 y 5.40 dólares por mes, pero los costos mensuales en algunos países pobres varían entre 60 y 180 dólares mensuales. 90 por ciento de la morfina legal se consume en los países donde vive 17 por ciento de la población mundial.

Esta crisis es resultado colateral de la guerra mundial contra las drogas iniciada en el siglo pasado y que ha obstaculizado a límites absurdos la producción y comercialización legal de la medicina para el dolor.

En un informe reciente, la ONU explicó: "Los tratados de fiscalización internacional de drogas siguen siendo muy eficaces para prevenir la desviación de drogas de mercado legal al ilegal y en la protección de la sociedad contra las consecuencias de la dependencia. Sin embargo, en muchos países no se ha prestado la misma atención a otro objetivo de los tratados —garantizar la disponibilidad adecuada de sustancias controladas. Las medidas adoptadas por los gobiernos para prevenir el uso indebido y el tráfico de drogas estupefacientes y sustancias sicotrópicas no deben obstaculizar la utilización de estos fármacos para el tratamiento médico".

India, Turquía, Francia, Australia, Hungría, España, Austria, Alemania, China, Eslovaquia, Japón, Macedonia, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, Rumania y Ucrania están autorizados por la comunidad internacional para producir amapola y exportar derivados del opio.

En los últimos cinco años, las organizaciones productoras mexicanas han sustituido la mariguana por la adormidera como su droga favorita.

Somos buenos productores de un producto escaso y necesario para el mundo. Hay un camino para hacerlo legalmente. ¿Por qué no?

Mañana seguimos.

(Esta Duda razonable le debe mucho al conocimiento de Lisa Sánchez, de MUCD)

dudarazonable@milenio.com
Twitter: @puigcarlos