Duda razonable

¿El "narco" se jodió la paz colombiana?

Tal vez el argumento más sensato y exitoso de los promotores del No durante la campaña tenía que ver con el narcotráfico.

La longevidad de las FARC, única en América Latina, tuvo que ver con que después de la caída del muro de Berlín y la terminación del apoyo de la Unión Soviética y Cuba a los movimientos armados en el continente, las FARC y otras guerrillas colombianas encontraron en el narcotráfico un aliado y financiamiento. Si han sobrevivido tanto tiempo, fue gracias al dinero del narco.

El acuerdo firmado convertía al narcotráfico en una especie de delito conexo al de los delitos de carácter político que cometieron las FARC durante su lucha. Esto quiere decir que por esa alianza con las FARC de alguna manera el narco es sujeto a los mismos beneficios contemplados en el sistema de justicia transicional. El acuerdo también prohíbe la extradición de los jefes de la guerrilla, algunos de ellos con investigaciones en Estados Unidos por tráfico de estupefacientes y una de las peticiones tradicionales de los capos del narco en Colombia.

El acuerdo plantea lo que llama una “solución al problema de las drogas ilícitas”, pero no parece muy original en los específicos. El punto más importante es el rediseño e implementación de un gran programa de sustitución de cultivos, pero deja claro que ésta debe ser “voluntaria” y según acuerdo con las comunidades que se dedican a esos cultivos. El resto del plan era “intensificar la persecución de las organizaciones del narco y combatir el lavado de dinero”.

Si es cierto que esa alianza ha beneficiado a las FARC con dinero, también fue ganador el narco, instalado en zonas controladas por la guerrilla y de muchas maneras protegidas por ella frente al embate del ejército y la Policía Nacional.

Los acuerdos parecían extender al narcotráfico —a sus aliados de facto— las bondades que se daban a los guerrilleros. ¿Es solo una coincidencia el contundente triunfo del No en Medellín, por ejemplo, azotada por la violencia del narco?

Tal vez el mayor defecto de los acuerdos tenía que ver con los interlocutores del gobierno. Una guerrilla que ya era otra cosa: ejército y aliado de las fuerzas del crimen organizado dedicado al narcotráfico que ahora ganaba privilegios destinados para quienes pelearon por causas políticas.

Twitter: @puigcarlos