Duda razonable

¿Por qué nos valen madre los migrantes?

Ayer le contaba del encuentro en Phoenix organizado por el movimiento Agenda Migrante, que dirigen Jorge G. Castañeda y Eunice Rendón. Aunque no pude asistir, he visto el video y leído las crónicas y conclusiones del evento. No fue un encuentro sencillo para los políticos que asistieron, legisladores y el presidente de la Conago.

Hay una añeja y justificada desconfianza de nuestros paisanos con el gobierno mexicano. Después de todo, de aquí huyeron, de lo que habían hecho unos que se dedicaban a lo mismo que los que ahora, frente a la emergencia, ofrecen soluciones y programas y atención.

Pero hay también una desconfianza ante la sociedad mexicana.

Algo conocí de ella los casi cinco años que dirigí un periódico en español en Texas.

Con la excepción de algunos años del sexenio de Fox, quien invirtió dinero y capital político en establecer un lazo firme con nuestra diáspora, los mexicanos en México nunca han prestado mucha atención a los que se fueron. No son parte del debate nacional, no dan ningún rédito político, están desperdigados y en su mayoría poco organizados, no se pueden convertir en clientes políticos. Por eso, nos han valido madre. Nuestros consulados ahí están, pero no pocas veces se ocupan para poner al compadre y son víctimas de los primeros recortes.

Lo que nos gusta es su dinero. 24 mil 900 millones de dólares el año pasado.

¿Por qué, entonces, nadie en México, en todos estos años, ha levantado la voz por ellos y hacerlo un asunto políticamente relevante?

Arriesgo una explicación.

Todo ese dinero se fragmenta. El envío promedio es de 290 dólares. Un promedio de 7 millones de envíos al mes que benefician a un millón y medio de hogares, según datos del último anuario que producen Conapo y la Fundación BBVA Bancomer.

¿A qué hogares? La mitad de los jefes de familia de esos hogares no han completado la primaria, tres cuartas partes de esos hogares no han terminado la secundaria. Solo dos de cada diez de esos hogares están en zonas urbanas.

El impacto de cualquier afectación a las remesas está ahí. Para esas familias es brutal. El problema es que los ignorados de allá… son los ignorados de acá.

Twitter: @puigcarlos