Duda razonable

Una mala noticia desde la PGR

El país vive una crisis de derechos humanos. No es de hoy y, aunque es difícil poner una fecha exacta de cuándo inició, se agravó en los últimos nueve años desde que el gobierno decidió como estrategia para combatir a los cárteles del narcotráfico la manera en que se combate una guerra o una guerrilla.

El horrífico número de personas desaparecidas, el número de homicidios, el porcentaje de esos homicidios no resueltos, los muchos eventos en que miembros del Ejército, la Marina, la Policía Federal o las policías municipales han cometido actos violatorios de los derechos humanos. La tortura como método de investigación, los periodistas asesinados o intimidados… El país vive una gravísima crisis de derechos humanos.

En medio de esa crisis es una muy mala noticia que la semana pasada la encargada de despacho de la subprocuraduría de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, Eliana García Laguna, presentara su renuncia a la procuradora Arely Gómez.

Apenas en marzo la procuradora la había ratificado y había enfatizado que un eje de su gestión serían los derechos humanos, pero la PGR es una trituradora. Algunos burócratas le han cobrado haber llegado y no haberse ido con Jesús Murillo Karam, otros, priistas de la peor cepa, sospecharon siempre de alguien surgido, aprobado y elogiado por organizaciones de la sociedad civil, algunas de ellas vistas desde el ciego poder como adversarias.

La voluntad de la procuradora no fue suficiente. García Laguna no vio manera de continuar su trabajo.

Trabajo que, por mencionar un ejemplo, incluye el desarrollo, junto con la Cruz Roja Internacional, de una base de datos y sistema de
búsqueda de desaparecidos en el que se venía trabajando desde hace más de año y medio y que comenzaba a dar resultados muy interesantes.

El país está sumergido en una grave crisis de derechos humanos.

El gobierno mexicano tiene dos espacios institucionales para lidiar con esta crisis. En Gobernación se fue la primera encargada de la subprocuraduría del tema sin mucho que presumir y ahora defiende los intereses del Partido Verde. Roberto Campa, funcionario eficaz, apenas va llegando. En la PGR, Eliana es la segunda encargada del área en tres años.

La crisis de derechos humanos está bien reflejada en las instituciones que deben trabajar para terminarla.

Una mala noticia, la renuncia de Eliana García Laguna.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos