Duda razonable

Por una ley para todos, sí, para todos los niños


Las incansables Katia D’Artigues y Bárbara Anderson enviaron al Senado este lunes una propuesta de modificaciones a Ley General para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y a Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, elaborada por Carlos Ríos Espinosa, experto de la ONU en derechos de personas con discapacidad, y Agustín De Pavía Frías, miembro honorario del Centro de Investigación e Informática de la Escuela Libre de Derecho.

El documento alerta sobre una omisión en la iniciativa que el presidente Peña envió como preferente al Congreso mexicano: los derechos de los niños y jóvenes con discapacidad.

Les pregunté, ¿qué le falta a la iniciativa?

Resumo su respuesta:

Una falta de visión de la discapacidad a lo largo de toda la ley, que comienza por no citar en la exposición de motivos la Convención Interamericana para Eliminar Todas las Formas de Discriminación contra la Persona con Discapacidad, así como otros tratados internacionales del tema. La iniciativa preferente los sigue tratando con un sentido de protección, como sujetos de asistencialismo, y no como personas con derechos que merecen ver garantizados los mismos.

La iniciativa preferente enuncia derechos, pero no plantea mecanismos para lograr que estos derechos se hagan efectivos y creemos que deben quedar claros, al menos en un esbozo general que, además, deberá ir permeando a todas las demás leyes.

Un dato que Katia me ha compartido hace tiempo, y que no deja de sorprenderme, es que no tenemos en el país un censo que nos permita saber cuántos niños tienen algún tipo de discapacidad y qué requieren con tal discapacidad. Eso hace imposible la tarea de nuestras instituciones de salud, de educación y de asistencia, como el DIF. Y, por supuesto, hace imposible, por ejemplo, un presupuesto de recursos económicos o humanos para que el Estado permita incluir a todos estos menores. No saber quiénes, cuántos, cómo son, pretende hacerlos invisibles.

El Legislativo tiene la oportunidad de incluir a todos los niños en el futuro del país. La hoja de ruta la tienen desde el lunes. No todos los mexicanos se tomaron el puente.

dudarazonable@milenio.com

Twitter: @puigcarlos