Duda razonable

Las irregularidades en Capufe para la licitación de la nueva IAVE

El viernes pasado arrancó el contrato del nuevo proveedor de IAVE —el sistema de telepeaje en carreteras—. Es un contrato multianual de muchos millones de pesos.

En una larga carta fechada el 16 de mayo de este año. "Testimonio sobre el procedimiento de la Licitación Pública Mixta Internacional bajo cobertura de tratados No. LA-009JOU001-T5-2014"; Mónica María del Rosario Rivera, Testigo Social designada por la Secretaría de la Función Pública para cuidar el proceso, dice: 'En suma, se puede concluir que en este procedimiento de contratación, no atendió recomendaciones emitidas de la Testigo Social, a fin de asegurar la transparencia y apego a las disposiciones jurídicas; promoción de la calidad, eficacia e imparcialidad en los procedimientos de contratación; y en la garantía de igualdad de condiciones entre los participantes'".

A lo largo de 31 páginas, la Testigo Social relata toda la historia de la licitación. Desde abril de 2013 hasta abril y mayo de este año, cuando sucedieron el fallo y la formalización del contrato.

Dice en su testimonio de la licitación de la IAVE que emitió al menos dos informes previos de irregularidades a los que Capufe no hizo ningún caso.

"Una vez revisada documentación varia de las proposiciones presentadas por las agrupaciones licitantes, y analizado el anexo de más de 300 páginas del acta correspondiente a la celebración del acto de fallo, así como aspectos de la convocatoria y de las disposiciones que rigen las contrataciones públicas, entre otros documentos, tengo duda razonada de la transparencia en esta parte del procedimiento, toda vez que aprecio posibles irregularidades en los resultados de la evaluación de las proposiciones técnicas y económicas presentadas por los licitantes, llevada a cabo por los servidores públicos de las áreas responsables de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos, que implican incumplimiento de las normas que rigen la contratación publica, entre otros ordenamientos y la desigualdad de oportunidades para los participantes".

Y demuestra cómo el ganador saldrá más caro que el antiguo operador.

Por cierto, la ganadora de la licitación es una empresa de Roberto Alcántara, presidente del grupo Toluca, de VivaAerobús, accionista individual mayoritario del grupo Prisa y, según se dice, próximo competidor por alguno de los trenes anunciados por el Presidente y una de las nuevas cadenas de televisión.

Aquí el documento completo de la Testigo Social.

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos