Duda razonable

Abdicar

El país está en crisis, y en camino de ponerse peor.

No lo digo yo.

El Inegi tiene una herramienta que se llama semáforo de componentes cíclicos. Son 16 categorías a las que ponen uno de cuatro colores a indicadores económicos. Con los datos más recientes hay siete en rojo, solo cuatro en verde, el resto son amarillos. El rojo se pone “Cuando el componente cíclico del indicador está decreciendo y se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo”. Para hacer una comparación, en julio de 2014 no había un solo rojo.

El semáforo del Inegi no incluye específicamente el dólar a 22 ni el aumento en homicidios ni a Javier Duarte huido ni a Roberto Borge tranquilo ni a Trump operando para frenar inversiones en México ni al Ejército harto de hacer lo que lo han puesto a hacer ni el vandalismo ni las tiendas saqueadas ni los transportistas desquiciados.

Frente a esto, la nada.

Las explicaciones del gobierno —es un decir— por el aumento a la gasolina parecen más una provocación. “No hay de otra y es por su bien”.

Todo esto se podría interpretar como un problema de comunicación. No lo creo. La comunicación de Los Pinos ha sido un desastre hace mucho tiempo.

Si uno ve las acciones y declaraciones de los miembros de gobierno, más bien parece que han renunciado a su responsabilidad de gobernar. Ya hicimos las reformas, algún día nos agradecerán.

Ellos solo están pensando en el 2018.

Ahí encaja la designación de Videgaray, jefe de grupo político hacia el futuro, más que aprendiz de canciller. Así se entiende la falta de alguna política compensatoria —austeridad, transparencia y verdadera disciplina y eficiencia en el gasto— frente a lo que sabían que venía en enero. Así se entiende que en la Secretaría de Hacienda no crean que el aumento de la inflación, las tasas y el precio del dólar sean “eventos macroeconómicos sustanciales ante los cuales sea imperante realizar ajustes al marco tributario”; como dice aquel “acuerdo de certeza tributaria” de febrero de 2014. Así tiene sentido que se haya adelantado un año —ya no en el año de la elección— la liberación del precio de la gasolina. O que Miguel Ángel Osorio haya desaparecido la semana pasada, enviando a un subsecretario a hablar con la prensa.

El gobierno está actuando en clave electoral 2018.

Serán 18 meses de miedo.

Twitter: @puigcarlos