Duda razonable

Un gobierno de vacaciones

Resumen de la semana:

1. Ayer la Procuraduría General de la República se desistió de la acusación que le había enderezado a Óscar Álvarez Montes de Oca por supuestamente cargar un montonal de droga de Sudamérica hacia México. Es curioso. En México las acusaciones se hacen y se deshacen a gusto del poder. Si Óscar no es narco, quién le sembró la maleta, por qué acabó acusado, quién paga el desprestigio, las primeras planas, los boletines de prensa, los días en Tepic, rodeado de criminales. ¿Dónde está le explicación? ¿Colaboración con autoridades de otros países?

2. Ayer me pregunté aquí quién respondía a la durísima columna de Carlos Loret que revelaba que el periodista había tenido acceso a peritajes que desmentían la versión oficial y que Tanhuato habría sido una ejecución extrajudicial de magnitudes nunca antes vistas. Oficial y públicamente la PGR no ha dicho nada. Aunque se ha aclarado que la investigación está a cargo de la procuraduría michoacana y que la federal actúa solo como coadyuvante. El silencio solo sirve para desgastar dos instituciones, la Policía Federal y la Comisión Nacional de Seguridad de por sí bajo escrutinio por, entre otras cosas, la fuga de El Chapo o Apatzingán.

3. En la semana, el dólar siguió su escalada a niveles nunca antes vistos; la encuesta del Banco de México volvió a reducir la expectativa de crecimiento y los indicadores de Estados Unidos y de México volvieron a mostrar signos de preocupación. Lo único que escuchamos fue que hay otros que están peor que nosotros.

4. El PRI, con métodos que tienen más años que quien será su próximo líder nacional, dejó durante días correr especulaciones y grillas que pusieron nombres y nombres entre columnistas para al final cumplir la palabra del Presidente —palabra, por cierto, que se había pronunciado hace al menos diez días—; debilitando actores y funcionarios involucrados. Total, mejor si nadie brilla. Que todos sean perdedores.

5. En susurros, el gobierno viene anunciando hace semanas que ya casi, que muy pronto, habrá cambios en el gabinete. No están claros cuáles ni quiénes llegarán. El efecto para los actuales titulares de cartera es pernicioso. Su debilitamiento, serio. La cuenta de subsecretarías vacías (con encargados) es única. Las encuestas para el Presidente no traen más que malas noticias.

Pero, dicen, todo pronto cambiará. Nada más que se terminen las vacaciones.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos