Duda razonable

Un gobierno que mira un hoyo

Ahí está la procuradora. En cuclillas. Dentro de la bodega que ocultaba la salida del túnel por el que, dicen las autoridades, se fugó Joaquín Guzmán, alias El Chapo, el narcotraficante más buscado de México y buena parte del planeta.

Ahí está. Mirando el hoyo, rodeada de policías, asistentes y el comisionado nacional de Seguridad.

No sabemos qué mira, qué busca, qué piensa en ese momento la procuradora. Pero mira el hoyo. Hace más de 12 horas que de ahí ha emergido El Chapo, suponemos. Como también suponemos que hace muchas horas está muy lejos de esa construcción, de ese estado, de ese hoyo.

Ayer, el secretario de Gobernación, de quien depende la Comisión Nacional de Seguridad, la estrategia de seguridad, el Órgano Desconcentrado de Readaptación Social y los penales de máxima seguridad, también fue a la bodega y, aunque no hay imágenes, apuesto dos a uno a que miró el hoyo. Como seguramente lo hicieron los diputados que lo acompañaron.

No queda claro, no hay explicación rápida de en qué ayuda, de qué sirve, cómo avanza la investigación, qué resuelve ir a ver un hoyo. Los más importantes funcionarios mexicanos de procuración de justicia y seguridad miran un hoyo y nos invitan a verlo. Habrá tours. Aquí, en este hoyo, yace la reputación de un gobierno; se podría leer a la entrada.

¿Qué buscan cuando miran el hoyo?

Por lo pronto, lo que parecen haber encontrado son justificaciones.

Nosotros todo lo hicimos bien, los protocolos y las bardas y las cámaras y las medidas de seguridad y todo lo demás estaba bien. Y se cuidaba el exterior y el interior.

Mirando el hoyo también parecen haber encontrado chivos expiatorios: tres funcionarios han sido cesados pero nada sucede con quienes los nombraron y estaban a cargo de supervisarlos. Es decir, la responsabilidad política sigue siendo un concepto desconocido en este país. La culpa es siempre de otros. Dimitir es un nombre ruso.

Mirando el hoyo también han encontrado un poco de politiquería: Al Chapo lo agarramos en 15 meses dijo Osorio, descalificando al grupo de Ejército y Marina que lo persiguió años y comprando el absurdo de que Calderón lo protegió. ¿Qué libros lee secretario?

Nuestro gobierno, pues, mira un hoyo.

Tal vez ahí encuentren el significado de la palabra imperdonable.

Si es que El Chapo no les apagó la luz para siempre.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos