Duda razonable

No gobernador, el "Cuau" no mató a Gisela

Vivo en un país donde asesinan a una presidenta municipal e inmediatamente los gobiernos federal y estatal toman control de la seguridad pública en el municipio de al lado.

En Temixco, el lugar que presidía Gisela Mota y donde fue asesinada, operaba el mando único. Ella misma, según el gobernador Graco Ramírez, había declinado la protección de la policía del… mando único.

La mañana de ayer, en su cuenta oficial de Twitter, el gobernador de Morelos publicó una decena de textos argumentando a favor de la decisión de instalar el mando único por decreto en los ayuntamientos que se habían negado.

Cito: “Detrás de Cuauhtémoc Blanco hay personas que quieren aprovechar su inexperiencia para que grupos delincuenciales se instalen en #Cuernavaca”.

¿A quiénes se refiere el gobernador Ramírez en el primer tuit? ¿Ha levantado denuncia su fiscalía contra los que acusa como cómplices de la delincuencia?

Después del asesinato, el gobernador y la Federación decidieron acudir a la fracción séptima del 115 constitucional para intervenir, no en Temixco, sino en Cuernavaca.

Dice el 115: “La policía preventiva estará al mando del presidente municipal en los términos de la ley de seguridad pública del estado. Aquella acatará las órdenes que el gobernador del estado le transmita en aquellos casos que éste juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público”.

¿Cómo empatar los argumentos de “alteración grave” y “fuerza mayor” con la declaración del gobernador el 22 de septiembre que Morelos era “tierra de paz y seguridad”?

¿Cómo conciliar la insistencia de Graco, quien es junto con Silvano Aureoles el único gobernador verdaderamente perredista del país, con la oposición de los alcaldes de ese partido en enero de 2015 a la propuesta de mando único del presidente Peña Nieto? ¿Qué van a hacer los diputados perredistas en San Lázaro ahora que regresen? ¿Qué dice Agustín Basave?

¿Qué toca a la Federación, a quien corresponde la lucha contra la delincuencia organizada, si asumimos que fue un cártel el que mató a Gisela? ¿Qué ha hecho frente a Rojos y Guerreros Unidos desde la noche de Iguala?

En fin, lo del Cuau y sus impresentables secuaces en Cuernavaca terminará en desastre, y no solo por la seguridad, no tengo muchas dudas.

No dudo de las posibles bondades del mando único —aunque no de éste, tan frágil legalmente—, pero una cosa es una cosa y la otra… pues otra.

 

Twitter: @puigcarlos