Duda razonable

La falsa baladronada de Pablo Escudero

Vivo en un país donde la convicción de los legisladores del PRI y Verde dura hasta que el Presidente ordena.

Ayer, después de que el Congreso aceptara el veto del Presidente al artículo 32 de la Ley de Responsabilidades Públicas mi compañera Adriana Cobos hizo un ejercicio de memoria para nuestro Polígrafo.

Lo resumo aquí: el senador Pablo Escudero del PVEM y Emilio Gamboa, coordinador del PRI en el Senado, fueron los primeros en apoyar que los particulares que recibieran y ejercieran recursos públicos presentaran sus declaraciones fiscal, patrimonial y de intereses como lo harían los funcionarios de acuerdo a la primera versión aprobada de la ley 3de3.

Recién aprobada la ley, Gamboa y Escudero ofrecieron una conferencia de prensa para defenderla y dijeron que la corrupción la ocasionan tanto funcionarios como empresarios, por lo que también ellos debían ser transparentes. “Si el sector Coordinador Empresarial y la Coparmex no están dispuestos a darse cuenta de que son parte del problema, nosotros se lo vamos a recordar. Este (corrupción) no es un problema exclusivo de los servidores públicos”, dijo el senador del Partido Verde Pablo Escudero, como quien se venga de algo. En la conferencia de prensa, Gamboa dijo que con la ley aprobada se trataba de “hacer un país cada vez más justo, más equitativo y más igualitario”.

En el debate entre Pablo Escudero y Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en el programa de radio de Denise Maerker, con no poco énfasis Escudero defendió el 32.  “La corrupción, sabemos, viene en dos sentidos: el corruptor y corrompido. Lo que proponemos es ¿qué vamos a hacer con los empresarios que ofrecen dinero? ¿Por qué no hablar de las dos partes?”, dijo Escudero.

Esta semana, el 32 no existe. Y ninguno de los dos metió las manos.

Escudero explicó —es un decir— que los legisladores no se dieron el tiempo suficiente para revisar la reserva que había presentado el senador Manuel Cárdenas. Gamboa ya había dicho: “Creo que quedó muy amplio, sinceramente no lo cerramos muy bien”. Sí, eso dijeron. No la revisaron, no la cerraron, pero, eso sí, la votaron. Por cierto, ninguno de los dos ha presentado su #3de3.

Así las cosas. Así nuestros legisladores.

La más alta Tribuna de la Nación, la Cámara Alta… o ¿cómo era?

Twitter: @puigcarlos