Duda razonable

Y sin embargo, no se mueve

La frase, para mí, más reveladora del reportaje de la revista Time con la desafortunada cabeza de portada aparece casi al final y es una cita del Presidente de México:

“Peña Nieto tiene una visión de largo plazo. ‘No estamos [trabajando] solo con un objetivo a corto plazo’, dice. ‘Tenemos un horizonte más amplio, sin pensar en lo que las encuestas estén diciendo’.”

Cualquier político que dice que no piensa en las encuestas es un político al que le está yendo mal en las encuestas.

Es febrero de 2014. A punto de cumplirse 15 meses de haber llegado a Los Pinos; se ha consumido una quinta parte del sexenio y no se ve para cuándo se sentirán los anunciados beneficios de las reformas. 

La última actualización del semáforo económico de México, ¿cómo vamos?, que mide los datos reales contra metas deseables, mantiene la mayoría de sus indicadores en rojo y muchos a la baja. Ya el Banco de México ha reconocido el impacto de los nuevos impuestos en rubros como la inflación en estas primeras semanas de 2014. Después de un año tan malo en lo económico como el anterior, la pregunta es cuánto tiempo más aguantará el humor social —por decirle de alguna manera— con las promesas de lo que algún día traerán las reformas.

Por eso es que ha resultado desconcertante la lentitud con que el Ejecutivo ha actuado en relación a las leyes secundarias de las reformas constitucionales alcanzadas el año pasado. Apenas este semana, según se ha anunciado, el presidente Peña propondrá las de competencia, pero faltan las de telecomunicaciones, política, energética…

Y si las constitucionales lograron el aplauso, las secundarias son las que lograrán los beneficios. Ya no digamos en la energética, sector en el que no se puede empezar a imaginar la llegada de inversión sin esas leyes; pensemos en las de telecomunicaciones. Cualquier decisión del Ifetel sin secundarias aprobadas será rehén de ataques por la vía judicial.

Algo pasa con la máquina eficiente de 2013 en estos primeros dos meses de 2014. Tal vez Michoacán los paralizó. Tal vez los representantes del statu quo han comenzado a ganar.

O tal vez los aplausos desde el extranjero los han deslumbrado y distraído.México no se mueve con lemas.

(El semáforo de México, ¿cómo vamos?, que hacen el IMCO y México Evalúa, se puede ver aquí: http://www.mexicocomovamos.mx/semaforo-economico).

dudarazonable@milenio.com

Twitter: @puigcarlos