Duda razonable

El embajador Roemer trabajando para el doctor Roemer…

El doctor Andrés Roemer lo puede todo y al mismo tiempo. Puede ser cónsul, conductor de televisión, escritor, dueño de la Ciudad de las Ideas, su curador oficial, embajador ante la Unesco, organizador de juegos de la botella —de champán—; puede votar contra Israel y ser el mejor amigo de la comunidad judía.

Esta mezcla de intereses entre lo público y lo privado tiene sus consecuencias, tal como lo padece ahora la canciller Claudia Ruiz Massieu.

La semana pasada, el Consejo Ejecutivo de la Unesco tomó una decisión relativa a la preservación del patrimonio cultural y religioso en Jerusalén Oriental. México votó contra lo que el Estado de Israel y la comunidad judía organizada hubieran querido.

En México, la comunidad judía enfureció. Varios de sus más destacados integrantes se lanzaron contra Roemer y la cancillería.

Roemer, acostumbrado a caminar y a beneficiarse en esa doble pista entre lo público y privado, escribió primero en Twitter que el voto no había sido suyo, sino de México. Después tomó el teléfono. Adina Chelminsky relató en el Huffington Post la llamada: Roemer le dijo “en lo personal no estoy de acuerdo con la decisión de México en la votación, no solo por razones religiosas, sino por el contenido de la resolución
y la falta de información con la que se tomó la decisión”.

Las llamadas privadas de Roemer criticando la decisión de la cancillería se multiplicaron. El fin de semana, el Diario Judío, órgano de información de los líderes de la comunidad en México, publicó: “Sabemos, gracias a informaciones confiables, que el Dr. Andrés Roemer trató de influir y convencer sobre esta errónea votación de México desde hace días, y en la que él es simplemente el que debería emitir el voto que le mandan sus superiores…”.

Después Roemer hizo pública una carta que le envío el embajador de Israel frente a la Unesco, donde se dice “conmovido” cuando vio a Roemer salirse de la sala para que el voto mexicano lo emitiera otro.

El deslinde se completó.

Roemer, un héroe para la comunidad. México —el país que le paga el salario— es el villano.

Roemer, como siempre, trabajando para Roemer. Que los costos, los paguen otros.

Según Chelminsky, el embajador le dijo que “la incomodidad que le causó la votación lo llevó a pensar en su renuncia, pero decidió no hacerlo”.

Pues no, si París es una fiesta.

Twitter: @puigcarlos