Duda razonable

¿Quién le dirá a Peña que está equivocado?

El viernes pasado, en la sede del Instituto Belisario Domínguez, le pregunté a Ruth Dreyfuss, ex presidenta suiza y miembro de la Comisión Global sobre las Drogas, qué impresión se había llevado de sus reuniones del jueves con varios miembros del gabinete del presidente Peña Nieto después de la decisión de la Suprema Corte de Justicia concediendo un amparo a cuatro ciudadanos para que puedan sembrar y consumir mariguana en su casa.

Sin romper la confidencialidad de los encuentros, Dreyfuss me dijo que los había visto “desestabilizados”. Es decir, no la esperaban.

Ayer, el presidente Peña Nieto terminó con las confusas declaraciones de una serie de funcionarios de su gobierno desde aquel día.

Resumo:

1. Se ha instruido a la Secretaría de Gobernación, particularmente a la Subsecretaría de los Derechos Humanos, para que se organice un “debate amplio especializado, que convoque a sociólogos, a médicos, a académicos, a la sociedad conocedora sobre estos temas, para realmente definir cuáles pudieran ser las políticas y acciones que como Estado debiéramos tener frente a este tema. Ver los alcances médicos, sociológicos, que tiene un eventual apertura en el consumo, particularmente, de la mariguana. Y que los resultados de este debate definan la posición con que México llegue, en abril próximo a la reunión de la ONU sobre control de drogas”.

2. Este debate no debe incluir a otras drogas.

3. Que en lo personal, el Presidente no cree deseable, ni está en favor de una eventual legalización en el consumo de la mariguana, pero está dispuesto a recoger posiciones debidamente documentadas, científicamente sostenibles, que eventualmente puedan dar curso a una posición distinta.

4. Que“tampoco podemos tomar decisiones únicas y propias como país, si no articulamos nuestra posición con el debate que eventualmente se dé en el plano internacional”.

Preguntas:

¿Por qué Gobernación y no Salud? ¿El debate incluye el uso medicinal de la mariguana? Los países que han cambiado su legislación en Europa y América lo han hecho desafiando a la convención de ONU Drogas, ¿por qué México no? ¿Por qué solo la mariguana?

Pero la más importante: en un debate organizado por el gobierno, cuyas conclusiones las hará el gobierno, para que el gobierno las defienda en abril frente a la ONU, ¿alguien en el gobierno se atreverá a decirle al Presidente que está equivocado?

 

Twitter: @puigcarlos