Duda razonable

¿Lo dijo en serio, secretario Osorio?

Me senté a teclear pensando en un texto que desarrollara la idea de que este gobierno es oscuridad de su casa y farol de la calle; que le encanta decir en el extranjero lo que nunca dice en México.

Luego pensé que no.

Que tal vez la situación de los últimos meses, el derrumbe de aquella idea de que “todo con coordinación se arregla” y de “si no decimos nada se acaba la violencia” ha hecho cambiar de idea a algunos en el gobierno. Que tal vez, solo tal vez, lo que ayer dijo el secretario de Gobernación, Osorio Chong, es el principio de una nueva manera de ver el problema de las drogas, y por tanto de la delincuencia y violencia que les vienen asociadas.

En 2016 se celebrará la Asamblea General Especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre las drogas (UNGASS). Ahí el mundo revisará tratados, convenciones, acuerdos. Cómo quiere el mundo lidiar con las drogas y sus consecuencias.

Ayer Osorio participó en el Debate Temático de Alto Nivel sobre el Problema de las Drogas, en Nueva York, una especie de sesión preparatoria. Primera buena señal: que México fue parte de los países que presionó para que el “debate” existiera. Segunda: decidió mandar al secretario Osorio, pudo mandar a alguien de menor jerarquía. Tercera: que México fue parte de un grupo de países que presentó una declaración conjunta que pide la reforma y exige abandonar la retórica de la guerra contra las drogas.

Dijo Osorio Chong ayer al final de su discurso: “México desea que la próxima UNGASS sea el espacio adecuado para reflejar la voluntad colectiva de la comunidad internacional por cambiar el rumbo de la respuesta actual”.

Dijo más: expresó cosas que no le habíamos escuchado aquí sobre la necesidad de cambiar la lógica punitiva, de dejar de encarcelar a consumidores. Insistió en que la estrategia mundial, determinada por la ONU y sus agencias, es insuficiente y probablemente equivocada. Y agregó, que tampoco lo habíamos escuchado, que México quiere “analizar cabalmente mandatos existentes como el de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes”. Esos que limitan la producción y acceso a medicamentos.

En fin, parece otro secretario de otro gobierno.

Hoy prefiero tener buena fe. Prefiero creer que alguien se ha dado cuenta que seguir la misma ruta es ir al desastre.

Prefiero irme al fin de semana creyendo que sí, que era el mismísimo secretario Osorio.

 

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos