Duda razonable

El día que las televisoras dejen de transmitir

Ayer, mientras el Senado mexicano seguía poniéndose de acuerdo en cómo procesar un dictamen de iniciativa de ley, frente a la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos se presentaron argumentos a favor y en contra de un asunto que podría cambiar el panorama de la televisión por aire para siempre.

Sí, de esa televisión de la que en México se licitarán dos cadenas por muchos millones y que si les va bien, en algunos años alcanzarán 8 por ciento del mercado. En fin.

Vuelvo a Estados Unidos y ayer martes: el caso frente a la Corte americana involucra a la compañía Aereo, creada en 2012 por Chet Kanojia y que ahora está siendo demandada por los canales de televisión de Estados Unidos mediante su organización: American Broadcasting Companies.

¿Qué hace Aereo? Muy fácil: pone antenas que recogen la señal de las televisoras y almacenan esa señal en la nube. Después, los usuarios por módicos 8 dólares al mes pueden ver lo que se ha grabado en cualquier dispositivo que ellos elijan. De hecho, la tecnología permite ver la televisión "casi" en vivo, con un retraso de unos segundos.

Aereo no le da un centavo a las televisoras argumentando que lo único que hace es ofrecer una especie de antena y grabadora remotas a cada cliente. No transmite nada, en estricto sentido. Y es el cliente el que decide ver "su" grabación cuando quiera. Detrás de Aereo está el dinero y el conocimiento de Barry Diller, ex presidente de Paramount, creador de la Cadena Fox.

Si Aereo gana frente a la Corte, los sistemas de cable y satélite que hoy pagan a las cadenas por retransmitir sus contenidos podrían armar sistemas similares y ahorrarse los 3 mil millones de dólares que les cuesta.

Las cadenas han insinuado que de perder, podrían simplemente decidir no transmitir por aire. Su cobertura es de 117 millones de hogares, pero el cable llega ya a 102 millones. La pérdida no sería significativa.

La decisión de la Corte —que se espera en este verano— podría hacer que las cadenas se conviertan en canales de cable.

La disrupción en la industria traería consecuencias difíciles de imaginar.

Por lo pronto la tecnología ya existe, Aereo tiene clientes y mucho dinero en el bolsillo.

En México andamos en otra cosa.

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos