Duda razonable

Tamaulipas o el fracaso

El año pasado en Tamaulipas hubo 327 víctimas de secuestro. Fue el peor estado del país en ese delito según los números del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Entre enero y abril de este año ya se acumularon 69 víctimas de secuestro en Tamaulipas, solo superado por las 90 del Estado de México. En este mismo lapso hay dos víctimas de homicidio doloso por día. Mismo promedio del 2015.

Hace un mes, el 25 de abril, el secretario Osorio Chong presidió una reunión en la entidad a la que asistieron los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, y de Marina, Vidal Francisco Soberón; la procuradora general de la República, Arely Gómez; el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, y el secretario general de Cisen, Miguel Robles Bárcenas, junto con el gobernador y su gabinete local.

Se cumplían dos años de la “segunda fase” de la estrategia de seguridad Tamaulipas, y el secretario de Gobernación pidió a los presentes, según contó la prensa, no ceder ante el crimen y pidió “redoblar esfuerzos”.

Si se cumplían dos años de la segunda fase, uno supone que hubo una primera fase.

Si cuatro años y dos “fases” después de haber iniciado una estrategia los números de homicidios y secuestros no cambian y en algunos casos empeoran, tal vez sería momento de repensar la estrategia. Porque con llamados a redoblar esfuerzos, algo así como échenle ganas muchachos, pues no se ve claro que las cosas puedan mejorar en un estado doblegado por la inseguridad desde hace mucho tiempo.

En cualquier otro ámbito de la vida, cuando uno hace lo mismo durante cuatro años y no da el resultado esperado, la lógica dice que hay que intentar otra cosa. No en México, no en el tema de seguridad.

En Tamaulipas, la propuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido la misma que la del gobierno de Calderón: militares a cargo. Con el agravante que el gobierno local, a diferencia de otros, no tuvo interés alguno en construir fuerzas policiacas estatales o municipales para hacerse cargo.

Hace seis años asesinaron al candidato del PRI a la gubernatura.

En unos días los tamaulipecos regresan a las urnas bajo las mismas condiciones de aquellos días.

Muchas reuniones, muchas fases, mucha coordinación.

Muchos muertos, muchos secuestros, muchos extorsionados.

Twitter: @puigcarlos