Duda razonable

El Senado se lava las manos

Después de semanas de discusión sobre el asunto de la preponderancia —concepto que México ha aportado al mundo— el Senado ha decidido lavarse las manos. En lugar de debatir, razonar y decidir mediante el voto; nuestro afán por las mayorías absolutas ha hecho que los legisladores abdiquen de legislar y dejen al Ifetel, y seguramente a las cortes, la decisión sobre preponderancia.

Ya varios analistas han señalado que un mal redactado transitorio ha tenido como consecuencia que no sea absolutamente claro si la preponderancia se mida por sector o por servicio. De hecho, según han argumentado tanto Televisa como América Móvil ante el Poder Judicial, las primeras decisiones del Ifetel afectando a ambas, los consejeros del instituto no parecen tenerlo claro tampoco.

Frente a la duda, pues, los senadores prefirieron no meterse e hicieron copy paste del confuso transitorio y lo convirtieron en el artículo 262 del proyecto de dictamen: “El instituto deberá determinar la existencia de agentes económicos preponderantes en los sectores de radiodifusión y de telecomunicaciones, e impondrá las medidas necesarias para evitar que se afecte la competencia y la libre concurrencia y, con ello, a los usuarios finales, e incluirán en lo aplicable, las relacionadas con información, oferta y calidad de servicios, acuerdos en exclusiva, limitaciones al uso de equipos terminales entre redes, regulación asimétrica en tarifas e infraestructuras de red, incluyendo la desagregación de sus elementos esenciales y, en su caso, la separación contable, funcional o estructural de dichos agentes. Para efectos de lo dispuesto en esta ley, se considerará como agente económico preponderante, en razón de su participación nacional en la prestación de los servicios de radiodifusión o telecomunicaciones, a cualquiera que cuente, directa o indirectamente, con una participación nacional mayor a 50 por ciento, medido este porcentaje ya sea por el número de usuarios, suscriptores, audiencia, por el tráfico en sus redes o por la capacidad utilizada de las mismas, de acuerdo con los datos con que disponga el instituto”.

¿Qué quiere decir eso? Que lo resuelva el instituto y en última instancia la Suprema Corte. Eso quiere decir tiempo, más tiempo.

Y eso sigue beneficiando al statu quo.

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos