Duda razonable

Secretario Osorio, alguien lo engaña

Frente a la tragedia en que se ha convertido la violencia en Guerrero y la insistencia del gobierno federal en que la solución es la coordinación, hace un par de meses decidí comenzar a pedir información —vía la ley de transparencia— que me ayudara a explicar qué es eso de coordinarse.

A principios del sexenio se instauraron reuniones periódicas, casi siempre mensuales, de algo llamado Grupo de Coordinación Guerrero. Este grupo está presidido por el gobernador del estado, la Secretaría Técnica la ocupa el delegado del Cisen, están los comandantes de la Novena Región Militar (Sedena) y la Octava Región Naval (Semar), los delegados de la PGR y la Policía Federal, el fiscal general del estado y el secretario general de Gobierno.

A cada una de estas instituciones les pedí lo mismo: las minutas de las reuniones del grupo de 2013 a 2015. No soy tan inocente. Anticipaba que llegarían llenas de tachones, con pocos datos, alegando seguridad nacional. Pensaba que con recursos y apelaciones tal vez algo sabría sobre qué discutían en esas reuniones.

Fue peor.

Todas las dependencias federales, todas, me dijeron que la información era inexistente. Es decir, que no la tenían. Eso sí, después de una “búsqueda exhaustiva”. Cosa curiosa para eso de la coordinación, porque uno supone que lo discutido o acordado en esas juntas tendría que ser anotado para que cada quien supiera qué hacer y que los asistentes a la reunión lo compartieran con sus colegas de dependencia. Por ejemplo, para que el delegado de PGR le informara a la procuradora o el de la PF al comisionado. Nada. Nadie tiene nada. Supongo que informan de memoria y todos se acuerdan.

O no. Porque lo más simpático es que la Semar me dijo que quien tiene esas minutas es la PGR, que a su vez me contestó que, por ley, la información la tiene el Cisen, que simplemente me dijo que ellos no tenían nada, que los esculquen. Lo mismo que me contestó la Policía Federal y la Comisión Nacional de Seguridad. La Sedena me dijo que tampoco las tenía, pero que debía pedirlas al estado de Guerrero, cosa que hice. Ahí, por fin, las encontré. Todas reservadas por seguridad nacional.

Me pregunto, ¿cómo se acuerdan los federales en qué quedaron, si no saben ni a quién le toca apuntar?

Señor secretario Osorio: alguien lo está engañando. O no van a las reuniones o no les importan.

O, por supuesto, todas estas dependencias me están engañando a mí.

Así Guerrero y la coordinación.

 

Twitter: @puigcarlos