Duda razonable

Quiero hacer un trato con Mancera

Leo esta nota de mi compañero Ilich Valdez ayer en MILENIO Diario: "En 15 días, el gobierno del Distrito Federal definirá la situación de las empresas Uber y Cabify para declararlas ilegales o entregarles concesión y que entren al esquema de control. Mediante aplicaciones (Apps) en móviles, esas empresas reciben la solicitud para el servicio de transporte de personas, el cual realizan en la ciudad, sin tener concesión respectiva.

Rufino H. León, titular de la Semovi, dijo que una posible regulación se discute con la Consejería Jurídica. "Implica en todo caso, sin decir que los vamos a regular, que sea un esquema equitativo con el gremio de transportistas de la ciudad, y en su caso que paguen derechos y estén sometidos a regulaciones", indicó el funcionario.

Entendiendo que algún día algo tendremos que hacer frente a esa innovación, pero señor jefe de Gobierno, déjeme arriesgar que éste no es el momento para nuestra ciudad. Es un asunto de capacidades.

Mire: 

Si el señor Rufino León y yo nos paramos en una esquina y pasa un microbús: ni el señor León ni en su secretaría me podrían decir quién lo va manejando. No me podría decir cuándo vence el seguro de ese micro, ni si lo tiene. Esos micros, por cierto, hacen la mitad de los viajes de transporte público de la ciudad. Si en esa misma esquina nos pusiéramos a detener taxis, ni el señor León ni yo podríamos en verdad saber si le estamos haciendo la parada a un taxi pirata. Dos de cada 10 lo son, según "creen" en la secretaría. Y así las cosas. Para que quede claro, no podemos aplicar la regulación sobre lo que ya tenemos.

Así que quisiera proponer un trato al jefe de Gobierno y su secretario de Movilidad:

Cuando todos los taxis sean rosas y sepamos que ya no hay 20 mil piratas. Cuando sepamos con precisión quién maneja en qué momento cada micro, que todos tienen seguro, que todos cumplen la ley; cuando todos esos también sean rosas y en las noches ya no anden sin luces, rebasando a toda velocidad o echando carreritas; cuando logremos sacar a los vagoneros del Metro y la Línea 12 esté completa.

Cuando todo eso ya esté, entonces, solo entonces, abóquense a la tarea de regular una actividad producto de innovaciones tecnológicas recientes que implicaría retos de supervisión complicadísimos.

Mientras, por favor, dejen mi iPhone en paz.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos