Duda razonable

En Los Pinos tendrán que dejar de engañarse

El año pasado por estas fechas, en Los Pinos y en el PRI se engañaron leyendo el resultado de las elecciones federales como una revalidación del presidente Peña y sus políticas cuando arañaron, en alianza, una mayoría en la Cámara de Diputados que tampoco ha servido de mucho. La verdad es que los votos de hace un año habían sido menos que los de 2009, otra intermedia. Y por supuesto menos que en 2012.

Se engañaron pensando que después de la casa blanca et al, podían aplazar la resolución del tema de la corrupción o solucionarlo de un plumazo, a la Virgilio, y que todo pasaría.

Se engañaron desde que llegaron a Los Pinos diciéndose que si no hablaban de la seguridad e insistían con los medios que tampoco lo hicieran, el problema desaparecería. Y hasta la fecha siguen insistiendo, con datos que se sacan de no sé dónde, que las cosas van bien. El domingo perdieron Veracruz y Tamaulipas, dos de los estados más inseguros del país, y Tijuana, la cuarta zona metropolitana del país que ha vuelto a sus peores tiempos de violencia.

Se convencieron que maltratar, o al menos ignorar, a los múltiples organismos internacionales de Derechos Humanos, incluida la ONU y la OEA, no tenía mayor repercusión interna.

Se dijeron a sí mismos que obstaculizar el cumplimiento, en tiempo y forma, con las leyes secundarias del sistema anticorrupción con argumentos que van del cinismo al absurdo no tendría un costo.

Y se engañaron pensando que todo esto y más, incluida la devaluación, la desigualdad, el magro crecimiento o la pobreza, que creaban un sentimiento de mal humor social, eran cosa de ponernos animosos, de buenas y ver lo que, según ellos, no vemos.

Creyeron que los Duarte y los Borge no importaban en ese humor y les regalaron impunidad. Descartaron a El Bronco, o al crecimiento de Morena como anomalías puntuales.

Y continuaron con una política de comunicación errática y alejada de la realidad.

Hoy, nada importa más al presidente Peña, como a todo ocupante de Los Pinos, que su sucesión. Y los resultados del domingo han puesto de cabeza los planes.

El innegable regreso del PAN y la fortaleza mostrada por Morena, acaban de poner de cabeza los planes que tenían en Los Pinos frente al 2018.

Deberían empezar por dejar de engañarse.

Twitter: @puigcarlos