Duda razonable

Y el "Mexican Moment" cambió de significado

Ayer, miércoles 8 de octubre de 2014, la mañana en la Ciudad de México arrancó con dos movilizaciones simultáneas. En Los Pinos, los padres de los niños muertos por la tragedia de la guardería ABC en Sonora hicieron guardia para pedir que los recibiera el Presidente. En la Secretaría de Gobernación, familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa hicieron un evento reclamando acción inmediata para encontrarlos.

Por la mañana también, en Veracruz, Morelos, Michoacán, Puebla, Distrito Federal y Oaxaca, normalistas y organizaciones sociales se sumaron al paro que habían anunciado los padres de los 43 normalistas desparecidos. Hubo marchas, tomas de carreteras y otras acciones.

En Madrid, en Barcelona, en Buenos Aires, en Oslo, en La Paz, en Copenhague… también hubo muestras de solidaridad con los normalistas y sus familias. Algunas embajadas fueron tapizadas con cartones de reclamos por los sucesos de Iguala.

A mediodía la Autopista del Sol ya había sido bloqueada por normalistas.

Tempranito en Bucareli, el secretario Osorio Chong había recibido la carta de Human Rights Watch que decía, entre otras cosas: “El gobierno de Peña Nieto está muy lejos de cumplir con su compromiso de esclarecer qué le sucedió a las miles de personas cuyo paradero se desconoce, y ahora incluso recorta el presupuesto de la unidad especial de la PGR que este mismo gobierno creó para ocuparse de estos casos. En vez de aclarar el problema, el gobierno de Peña Nieto ha emitido una serie de anuncios contradictorios que han suscitado más interrogantes de los que han respondido”.

En Michoacán, el depuesto alcalde de Tepalcatepec, Guillermo Valencia Reyes, fue rescatado en un operativo de la Fuerza Rural de Michoacán, luego de que un grupo de personas amenazaba con lincharlo cuando estaba en una notaría de esa comunidad.

En la capital, las asambleas del Politécnico habían decidido continuar su paro, anuncian nuevas movilizaciones y dicen que los muchos “sí” del gobierno no les son suficientes.

Y por supuesto el día terminó con la marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo que inundó Reforma.

Y mientras tanto, con media PGR, Ejército, Gendarmería y Marina instalada en Iguala, nadie encuentra a los normalistas desaparecidos, ni al alcalde, ni a su mujer, ni al jefe de la policía…

Ese fue ayer nuestro Mexican Moment.

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos