Duda razonable

Manual para empoderar a los líderes de la CNTE

La extraña, absurda, rarísima, autoritaria ausencia de explicaciones de parte del gobierno federal de las consideraciones que lo llevaron a suspender las evaluaciones para el magisterio el viernes pasado nos ha obligado a especular hasta la locura.

Mientras tenemos más información, hagamos un poco de historia.

Unos días después del arresto de Elba Esther Gordillo, al final de una reunión de los gobernadores con el presidente Peña Nieto, uno de los mandatarios de los estados en que opera la CNTE preguntó cuál sería la estrategia ahora respecto a esa organización. ¿Qué se había pensado? La respuesta fue el silencio.

El 4 de abril de ese año, frente a las primeras acciones de la coordinadora y la falta de una estrategia, el jefe de la oficina presidencial, Aurelio Nuño, tuiteó, cosa extraña, una foto de una cena de los gobernadores de Chiapas, Michoacán (interino), Oaxaca y Guerrero con el secretario Osorio, el subsecretario Miranda y él. “Reunión sobre temas educativos y acciones a seguir”, escribió Nuño.

Lo que siguió fue la estrategia Miranda. Dinero y concesiones. Apenas el 18 de mayo en estas páginas Víctor Hugo Michel publicó un revelador reportaje con base en las minutas —obtenidas vía Ley de Transparencia— de las reuniones de Miranda con la CNTE. Plazas, pagos extras, promesas de no evaluarlos… Solo en Oaxaca, la nómina de la 22 aumentó en casi 10 mil personas en dos años.

Todo esto, en medio de una crisis dentro de la 22, producto del desgaste natural en una organización en movilización permanente desde hace dos años.

El paro que inició ayer mostró todas las debilidades de la organización: según datos publicados en Oaxaca, de un total de 78 mil 651 agremiados, fueron consultados solamente 40 mil 858, 52%. De esos, únicamente 23 mil 46 votaron SÍ al estallamiento del paro indefinido. Es decir, 29% decidió el paro. 12 mil 376 votaron NO. 5 mil 436 trabajadores consultados se abstuvieron.

Frente a esa comunidad que dudó del paro y sus líderes, el gobierno le ha dado la razón a Rubén Núñez y quienes lo acompañan. El comunicado de la SEP les ha hecho la campaña.

Creer, como se especula, que el 8 de junio se podrá actuar contra ellos, o reponer las evaluaciones sin conflicto mayor, resulta no solo ingenuo, sino peligroso. Si no hay planes de hacerlo, el triunfo de la CNTE habrá sido absoluto.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos