Duda razonable

Si el INEGI tiene razón, apaguemos y vámonos

El 30 de septiembre el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, dijo que, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (Envipe), el año pasado ocurrieron en el país 105 mil 852 secuestros: 289 cada día, 12 por hora, uno cada cinco minutos.

Uno de cada mil mexicanos fue víctima de secuestro el año pasado. Eso dijo el INEGI.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública dice otra cosa. Dice que en todo el año pasado hubo mil 317 denuncias presentadas ante ministerios públicos por privación de la libertad, es decir, secuestro.

Si el INEGI tiene razón, la cifra negra, es decir, los secuestros no denunciados a la autoridad son 98.75 por ciento.

Si el INEGI tiene razón, en México suceden más secuestros que los que acumulan todos los países del mundo. Todos.

En la conferencia de prensa, el vicepresidente del INEGI, Mariano Palma, dijo: “Tenemos algo muy novedoso, es una primicia a nivel mundial, que a través de encuestas no se ha acostumbrado; INEGI es el primero que lo hace y es en particular sobre dos delitos que afectan muy fuerte a la sociedad mexicana y que hay un requerimiento para que los midamos. Ambos tienen dos características: hay muy poca denuncia y es muy difícil medirlos por encuestas, ésa es la razón por la que no habían sido medidos previamente, estos dos delitos son la desaparición forzada y el secuestro”.

Es decir, el INEGI hizo un ejercicio de inferencia con base en modelos matemáticos a partir de una muy amplia encuesta en hogares. Cuando dice que es una primicia quiere decir también que es una especie de experimento. El mismo método, por cierto, lo aplicó a homicidios y la cifra salió muy parecida a los homicidios reportados al SNSP y supongo que eso les dio confianza para dar la cifra de secuestros.

También es cierto que la Envipe no entiende por secuestro lo mismo que el Ministerio Público, e incluye secuestro exprés, y, supongo, cuando alguien se lleva a la novia sin permiso de los papás.

Si la cifra del INEGI es cierta, habría que repensar de cero todo lo que hemos pensado sobre estrategia de justicia y lucha contra el crimen. No habrá policías ni fiscales ni jueces ni prisiones que alcancen.

Si la cifra no es cierta, el INEGI cometió una enorme irresponsabilidad.

Twitter: @puigcarlos