Duda razonable

Expediente Iguala: las impunes omisiones antes de aquel 26

Ahora que todo indica que el gobierno está urgido de volver a cerrar, o al menos sacar de la discusión pública los hechos de la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, vale la pena revisar una vez más el expediente para saber no solo quién es culpable, sino cómo es que aquella tragedia sucedió. ¿Qué se sabía del grado de penetración de la delincuencia en el municipio? ¿Cuándo se sabía? ¿Por qué no se actuó?

El expediente es rico en esa información. Cito dos ejemplos:

Está la declaración del 29 de octubre de 2014 de Leonardo Octavio Vázquez Pérez, quien fuera secretario de Seguridad Pública de Guerrero: “Que diga el declarante que si sabía que la organización delictiva denominada Guerreros Unidos tenía presencia y control de la plaza de Iguala. Respuesta: No exactamente que tengan control, pero por información del Grupo de Coordinación lo tenía contemplado dentro de las áreas de acción, información que era proporcionada por diferentes dependencias federales, como lo es el Cisen, el Ejército, la Marina, la Policía Federal y la Delegación de PGR”.

En su declaración del 27 de agosto de 2015, Ángel Aguirre, quien fuera gobernador de Guerrero, declaró: “Que diga el compareciente si tenía conocimiento de los antecedentes criminales de los familiares de María de los Ángeles Pineda Villa, esposa de José Luis Abarca Velásquez. Respuesta.- En el Grupo de Coordinación Guerrero se llegó a mencionar los posibles vínculos del señor Abarca y su esposa e integrantes de su familia con grupos de la delincuencia organizada, para lo cual la instancia competente tanto federal como estatal daba el seguimiento correspondiente […]”.

Desde el principio de este sexenio, en Guerrero como en otros estados, se creó el Grupo de Coordinación presidido por el gobernador, la Secretaría Técnica la ocupa el delegado del Cisen, están los comandantes de la Novena Región Militar (Sedena) y la Octava Región Naval (Semar), los delegados de la PGR y la Policía Federal, el fiscal general del estado y el secretario general de Gobierno.

Lo que no hay en el expediente es declaración alguna de los miembros del gobierno federal en el Grupo de Coordinación respecto a lo que sabían o no sabían, sobre lo que habían hecho o dejado de hacer.

Y cuando se han pedido las minutas de esas reuniones por transparencia, el gobierno federal las ha declarado, una y otra vez, inexistentes. Será por eso…

 

Twitter: @puigcarlos