Duda razonable

Emilio Gamboa, el “va pa’ tras”

Hace la friolera de 32 años, Emilio Gamboa ya ocupaba una de las oficinas más poderosas del país. Hace 32 años no existía el PRD, el PAN no había ganado ni una gubernatura, el PRI se robaba todas las elecciones; en Ciudad de México había un regente que elegía el presidente. Hugo Sánchez debutaba en el Atlético de Madrid, nadie sabía quién era Carlos Salinas de Gortari y todos nos quejábamos de José López Portillo y su señora, doña Carmen. En primera división jugaban el Atlético Potosino y el Tampico Madero. Ese año, nacían los primeros millennials. Peña Nieto estaba en la prepa.

En estos 32 años Gamboa ha sido secretario particular del presidente Miguel de la Madrid, director general del Infonavit, director general del IMSS, director general del Fonatur, director general de la Lotería Nacional, secretario de Comunicaciones y Transportes, subsecretario de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, coordinador de la campaña presidencial de Francisco Labastida Ochoa, senador, diputado federal de representación proporcional a la 60 Legislatura y coordinador de los diputados del PRI, secretario general de la CNOP y otra vez senador.

Cinco sexenios y un cachito dedicado solo al servicio público desde el gobierno, el Legislativo y el partido. Esa es la declaración patrimonial que me muero por ver. No sé si hay formato en que quepa la de intereses.

Y si larga es también su historia, a riesgo de ser injusto, me cuesta recordar algún momento luminoso. Una gran reforma, un gran acto administrativo, un momento transformador donde él fuera protagonista. Su chamba es siempre detrás de las puertas, en pequeños salones, en eso que llaman la "operación política", la grilla. Será por eso que lleva más de tres décadas ahí.

Hace algunos años conocimos su llamada con Kamel Nacif, aquel textilero relacionado con Succar Kuri, al que Gamboa le decía sobre una reforma legal: "Lo que tú digas cabrón, lo que tú digas, por ahí vamos...".

"Pues dale pa' tras, papá", ordenaba el empresario.

"Pues entonces va pa' trás, esa chingadera no pasa en el Senado, eh...", acataba Gamboa.

Los cientos de miles de ciudadanos que firmaron la Ley tres de tres debieron haber imaginado que con Gamboa liderando el PRI, solo necesitaba una llamada, tal vez la de su conciencia, para responder, solícito, lo mismo: "Esa chingadera va pa' tras".

Y fue.

Twitter: @puigcarlos