Duda razonable

Bush vs. Clinton. ¿No hay otros?

Es muy temprano en la carrera presidencial estadunidense para poner dinero en quienes terminarán siendo quienes disputarán la Casa Blanca en noviembre de 2016.

Ninguna elección, sin embargo, tendría el atractivo de una que pusiera frente a frente a Hillary Clinton y Jeb Bush. El enfrentamiento entre dos dinastías de la política estadunidense pondrá frente a los electores la disyuntiva de dos maneras de ver el papel del gobierno de Estados Unidos en la vida de los americanos y el papel de Estados Unidos frente al mundo.

Hoy en día, un estadunidense de 26 años ha vivido 18 de esos años con un presidente Bush o un Clinton. Si ganaran Jeb o Hillary el próximo año, ese estadunidense podría llegar a su cumpleaños 36 con 28 añitos bajo la presidencia de una de las dos familias. Así a veces funciona la democracia. Quién sabe si así debería funcionar la democracia.

Ahora, falta mucho.

Y todo indica que la tendrá más complicada Hillary que Jeb.

Veremos un puñado de candidatos en el extremo derecho de los republicanos que se lanzarán para obligar a Bush a alejarse del centro, pero ninguno con arrastre suficiente en el país. Marco Rubio, creación de Jeb, le abrirá camino y terminará trabajando con él.

De Hillary reproduzco un análisis de Politico.com: Desde junio de 2013, cuando Bloomberg preguntó a quienes se dicen demócratas si votaría por Clinton, un menor número de demócratas declaraba que definitivamente emitiría su voto para la ex primera dama: de 52 por ciento a 42 por ciento. Las primeras discusiones de la candidatura Clinton revelan que su género y la idea de romper "el techo de cristal" serán un foco de su mensaje de campaña, pero cuando se les preguntó, 83 por ciento de los encuestados dijo que la elección de la "primera mujer presidenta" no importa mucho en su voto. El 12 por ciento dijo que el tener una mujer presidente los inclinaría más a votar por ella, mientras que 4 por ciento decía que eso los desmotivaba. El uno por ciento no estaba seguro.

En medio de esa disputa, por cierto, México sigue sin embajador en Washington y Washington no encuentra nuevo embajador en México.

Así las prioridades de los gobiernos. Así serán en las campañas.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos