Duda razonable

Apatzingán: cuando todo sale mal

En septiembre, Denise Maerker se preguntó si en Michoacán las autoridades no estaban construyendo a los Pepes mexicanos, en referencia a esos ex aliados de Pablo Escobar que el gobierno colombiano utilizó para cercarlo y que terminaron convirtiéndose en un sanguinario grupo paramilitar. Denise hablaba de Los Viagras, a quienes el gobierno federal había “legalizado” en el G250 de la Fuerza Rural y les había encomendado buscar a La Tuta. Los Viagras, encabezados por los hermanos Sierra, habían trabajado para La Familia y La Tuta.

Para enero de este año, Los Viagras ya se habían asentado en Apatzingán, cobraban derecho de piso, pedían renta a limoneros, hasta una oficina de gestoría tenían. El gobierno, de repente, decidió que la Fuerza Rural no podía estar en Apatzingán. Los Viagras protestaron. La noche del 5 llegó a la plaza un contingente del Ejército, la Policía Federal, y el MP para desalojarlos.

El 13 de enero, en Punto de Partida en Televisa, Miriam Moreno hizo una crónica precisa de aquellos hechos con, entre otras cosas, las grabaciones de la comunicación entre Los Viagras. Esas grabaciones confirman que en el desalojo de la noche participó el Ejército, que hubo muertos en el desalojo, y que el grupo buscaba venganza: “Tengo un muerto, oiga, un muerto —grita El Boto en la radio—, ahorita me las van a pagar los hijos de puta. Eso sí se los brindo, me la van a pagar los perros”. Otros tratan de calmarlo. El Boto no cede.

A eso de las 7 de la mañana, mientras los federales llevan los vehículos incautados al corralón, un grupo de personas en camionetas se les empareja. El video no muestra el enfrentamiento, sí el resultado: solo hay civiles muertos y heridos. Fotos muestran cuerpos que han sido movidos. Unos días después Castillo dice: Fuego cruzado, fuego amigo. A pesar de que numerosas publicaciones en estos meses además del reportaje de Televisa, ahora el de Laura Castellanos, cuestionan la versión de Castillo, nada se investiga.

No encuentro una línea en este texto que no cuente algo jodido. La colusión del gobierno con unos criminales para encontrar otros criminales. La decisión de hacer un operativo a medianoche. El anuncio ignorado de la venganza. El operativo hacia el corralón sin protección alguna. La rápida versión del fuego cruzado. La omisión de todos los órganos del Estado para investigar lo sucedido.

La advertencia colombiana (http://goo.gl/92dsjI) se ha cumplido.


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos