Los caminos no vistos

Desplazamiento de la Poesía 1

La poesía fue desplazada  por la prosa tras una explosión mercantil de novelas y relatos. Y por eso es considerada como parte de la infancia de estos autores.

Así es como pasa a ser escritura poética o discurso poético, y se considera al autor de estos textos como a un niño de kínder que se divierte con lo que hace, pero no aprende, porque en los hechos no es un niño verdadero, sino uno desfasado, cuya figura puede estar representada por Oscar Matzerath 

2

Cioran, Canetti y Frankl, entre otros, divulgaron sus miedos a una tercera guerra mundial.  Ese miedo invadió a todos, y temieron que las ideas anteriores a la primera conflagración fueran causa de las guerras.

De los surrealistas hasta los postmodernistas, todos han contribuido a esa destrucción de la cultura que supuestamente generó las dos guerras, y esto se volvió agresión del hombre contra sí mismo.

Para justificar esas acciones se dijo que el hombre, como género, estaba mentalmente enfermo, y del hombre se pasó al individuo

Tal enfermedad es como la maldición registrada en el Génesis y por la cual fue echado del Paraíso y condenado a sufrir; pero esa maldición no es más que una creencia, de esas que no se ven pero que afectan el comportamiento del hombre. Y en ella está, secretamente, el pecado y su hija, la culpa, que aparecen tal cual cuando los hechos sociales se vuelven extremos, como los que estamos viviendo en estos momentos.

3

La parte más sensible de la sociedad son los artistas. Su papel de Antenas de la Especie los hace recoger al vuelo el sentir social latente, y eso los hace peligrosos, pues a través de sus obras puede observarse, como en el huevo de la serpiente, el desarrollo del sentimiento que brotará mañana de forma inesperada.

Ellos hacen visible lo invisible, develan lo oculto del alma humana. Y esa condición los hace solitarios y susceptibles a la depresión y a la necesidad de identificación, de agrupamiento.

Por eso el Estado, como una madre amorosa, los ha llamado a su seno, los ha reivindicado como lo hizo el padre con el hijo pródigo que regresa después de haberse separado (por su enfermedad mental) y lo arropa.

El poeta ha dejado de ser poeta para ser hijo pródigo, enfermo psiquiátrico, o cualquier otro marbete que le quieran poner, que acepta, pues es la forma de obtener lo que no había tenido.

Si quieres matar a alguien fácilmente, decía un pensador mesoriental, dale de comer y hazle creer que es libre.