Miscelánea Política

En el valle de la muerte cabalgaron los 600

Para la senadora Angélica Araujo Lara, con mis mejores deseos de éxito.

El título de esta entrega hace alusión al poema épico de Lord Alfred Tennyson, escritor británico, quien hablando de la historia de 600 hombres bajo el mando de Lord Kardigan, líder estratega guiando hacía la muerte a sus hombres, nadie se atrevió a criticarlo aún sabiendo que estaba equivocado, siguieron con valor, lealtad y honor. Su determinación era una orden. Si lo analizamos, este bello poema a contrario sensu nos llevaría a pensar que en la militancia de mi partido hoy tirado a la derecha yunquista, de cierto culminará, no con aquellos hombres valientes que con toda su disposición obedecieron las órdenes de su líder a sabiendas de que iban hacia la muerte. ¡No!
Este poema épico nada tiene que ver con la "bufalada" que ya se apresta a ir directo a una batalla electoral en donde la "delfín" del CEN del tricolor, senadora anodina y peor gobernante como presidenta municipal se hace llamar "Blanca la única".
Los ceporros han tomado sus puestos, unos sempiternos chupópteros incombustibles, genuflexos como Gamboa Patrón a nivel nacional, otros como Víctor Giorgiana en el Congreso y sus esbirros desde ya se prestan a lanzar señales soterradas traicionando las promesas hechas al Ejecutivo del Estado, porque consideran que ganando quien presidió el peor ejercicio de gobierno municipal que se haya conocido en la historia de la ciudad capital, puede venir a vengarlos y a darles todo lo que necesitan para cebarse en el ocaso de su vida política pese a haberle jurado lealtad absoluta al actual gobernador.
Zavala, Lastiri, Marín, Vega Rayet, otrora enemigos acérrimos de la senadora tlaxcalteca por iussoliy sanguinis tendrán que tragar sapos y hacer como si les gustara.
Pareciera que lo que digo son expresiones de un agorero del mal, entonces sirva la presente como muestra propia de un pitoniso que se adelanta a los tiempos electorales para suceder al gobierno morenovallista.
¿Y la voluntad de las bases? ¿Y las promesas incumplidas por parte del delfín y su pésimo gobierno? ¿Y las corruptelas que enriquecieron a su familia entera? ¿Quedaron en el olvido?
Aquellos 600 hombres que fieles marcharon a la muerte a sabiendas de que su líder estaba equivocado, lo hicieron en correspondencia a la experiencia y sabiduría de su guía, aunque en aquella ocasión sabían que iban camino a la muerte, aquel hermoso y épico poema nada tiene que ver con esta imposición anticipada, salida de intereses cupulares de una panda de politiqueros, que no de políticos. El puzzle poco a poco se va acomodando y todo indica que la decisión ya está tomada por el grupúsculo prianista desde el CEN de mi partido.
Después de las reprimendas, jalones de oreja y amenazas de mantener como dirigente del tricolor a Pablito, ¿qué más nos podemos esperar?
"...Cañones a su derecha, cañones a su izquierda, cañones detrás de si descargaron y tronaron; azotados por balas y metralla, mientras caballo y héroe caían, Los que tan bien habían luchado entre las fauces de la muerte volvieron de la boca del infierno, todo lo que de ellos quedó, lo que quedo de los seiscientos.
¿Cuándo se marchita su gloria? ¡Oh que carga tan valiente la suya! Al mundo entero maravillaron. ¡Honrad la carga que hicieron! ¡Honrad a la Brigada Ligera, a los nobles seiscientos!..."