Miscelánea Política

La tocata y fuga del PRI

Para la Dip. Patricia Leal Islas.

Con entrañable afecto.

Principalmente en el renacimiento, los autores de la mal llamada “música culta”, mejor conocida como “clásica”, evitaban el preludio iniciando con acordes complicados en instrumentos como el órgano, el clavicordio, y famosas son las obras barrocas principalmente de Bach.

Cito este pequeño breviario, sin preludio, para nuevamente referirme al cinismo y a la desfachatez del PRI antidemocrático y apartados de sus principios y postulados estatutarios, que desde hace más de una década, los que fuimos verdaderos seguidores de aquellos y cuyo único pecado fue nuestra crítica ácida a la simulación, al sometimiento, a la imposición, vamos, a la politiquería convertida desde el centro en un circo con pésimos actores nos convirtieron en desafectos.

Como en otra entrega lo hice notar, los electores estarán representados por la famosa “corcholata” (PRI) y por los familiares más cercanos de personajes salidos de las cañerías de la política, como sucede en el caso de la hija de Manlio Fabio Beltrones. ¿Y la ideología de la democracia y justicia social?, y ¿Mover a México?; ¿el combate a la corrupción desmedida, al narcotráfico y al crimen organizado?, por supuesto que no entran en la agenda del presidente Peña Nieto, quien se ha encargado de poner a este país en un escaparate propio de aquél al que se refiere Santos Discépolo en su tango “Cambalache” (googlearlo). Hoy la panda de hienas trepadoras cercanas al poder requieren de buscar padrino para que don César Camacho reciba línea e imponga a dedo, en una democracia priista que avergüenza a quienes lo defendimos durante años por sus postulados dirigidos a la atención de las causas populares, hoy mimetizado con la ultraderecha radical, su comparsa, y sintiéndose orgulloso de su maridaje con el desdibujado PRD, de los “chuchos” y de Carlos Navarrete, sin dejar de hacer lo propio con los clones del Niño Verde, otrora famoso por sus corruptelas y bacanales que al parecer la también otrora bufalada priista poblana no olvida y piensa cobrar factura en las urnas de las elecciones que se  avecinan.

Soy consciente que algunos mindundis y políticos pamplineros me llamarán resentido o traidor. Los traidores son ellos, ellos que abandonaron la ideología de un partido nacido de la revolución y para tutelar los intereses populares, ellos, quienes por un plato de lentejas asumen actitudes execrables y hacen como que les gusta. Sin  pretender ser augur de días nefastos ya avizoro como en Roma sucedía aves negras seguidas por nubarrones en este PRI que se desguaza, y en donde de cierto los resentimientos de los desafectos, antaño institucionales al tricolor habrán de darles la espalda. Al tiempo. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

Nota Benne, recomiendo ver la película “La dictadura perfecta”, la “Ley de Herodes” y Varguitas, palidecen frente al nuevo PRI.

mezavcm.abogados@gmail.com