Miscelánea Política

La salida de Videgaray. ¡La verdad histórica!

El hombre fuerte del peñismo logró entablar amistad con el desarrollador de bienes raíces Jared Kushner.

Para la joven abogada
Alejandrina
Librado Rosalino.
Con sincero agradecimiento.

Hace unos días, en el grupo de chat de mi generación 1973-1976 de bachillerato un ex compañero envió un texto que citaré a continuación y que para no correr el riesgo de que me acusen de plagiario, hago notar que no proviene de mi pluma, el mensaje reza de la siguiente manera, cito textual:

"...Mucho se ha especulado el motivo de la salida de Luis Videgaray Caso de la Secretaría de Hacienda, ya que siempre se había distinguido por ser el hombre fuerte del proyecto de Enrique Peña Nieto en el Estado de México. Aunque quizá con muy escasa experiencia para anticipar eventualidades en el incierto camino del ejercicio político.

El hombre fuerte del peñismo logró entablar amistad con el desarrollador de bienes raíces Jared Kushner, esposo de la hija del magnate, de nombre Ivanka, y con quien entabló pláticas para que el candidato republicano hiciera una visita al país para hablar con el presidente Enrique Peña Nieto.

El problema fue que ni siquiera comunicó a la Secretaría de Relaciones Exteriores que el señor Trump vendría a México, por lo que ni Claudia Ruiz Massieu ni el subsecretario para América del Norte, Pablo Carreño King, se enteraron del acontecimiento hasta que recibieron una llamada de la embajadora Roberta Jacobson, quien comunicó las instrucciones del Departamento de Estado para enfriar la relación bilateral a causa de que ni siquiera se les informó de la visita.

Las cosas no salieron bien porque el secretario de Estado, John Kerry, hizo un enérgico reclamo al gobierno mexicano por haberle dado tratamiento de jefe de Estado al magnate exigiendo la inmediata renuncia del responsable del desliz diplomático.

Para decirlo de otra forma, Barack Obama pidió la renuncia de Luis Videgaray Caso, y el Gobierno mexicano se vio obligado a concederla para evitar un desastre económico de mayores consecuencias. De ahí la volatilidad del peso y el repunte en las preferencias electorales del encopetado magnate que tiene y mantiene bastante enojados a los miembros de la cúpula del Partido Demócrata, quienes han vertido la velada amenaza de una cuantiosa fuga de capitales que provocaría la quiebra inmediata de las finanzas del Estado mexicano. La depreciación del peso ha sido la consecuencia del dislate diplomático provocado por la suficiencia personal de quien fuera el hombre más poderoso en el esquema gubernativo. Hoy los mexicanos pagamos la soberbia del ex secretario de Hacienda, y la crisis política interna tendrá severas consecuencias para el PRI en la elección presidencial de 2018.

Algo debe quedar claro, quien renunció a Luis Videgaray no fue el presidente Enrique Peña Nieto, sino Barak Obama. Al tiempo..."

Consideré importante tocar este tema porque no suena descabellado lo transcrito por mi compañero de hace muchos ayeres, las torpezas de Luis Videgaray por evidentes y públicas nadie las comenta, por otra parte la cercanía a Enrique Peña era más que notoria, al grado de considerarlo el delfín para contender por el PRI en el 2018 a la presidencia de la República, por encima incluso de quien hoy abiertamente se promueve y hace campaña en redes sociales, me refiero a Osorio Chong, quien justifica sus mensajes cibernéticos "porque todos lo hacen".

No cabe duda que la actitud críptica de Videgaray para gestionar el arribo del desafecto Trump a nuestro país y venirse a vomitar a Los Pinos, casa de todos los mexicanos, diría Carlos Marín, y ser tratado como un jefe de estado sin serlo, generó razonado escozor y prurito que de cierto llevó a la indignación del presidente de Estados Unidos y del equipo de Hillary Clinton, lo que pudo provocar, amén de la quiebra en las finanzas del estado mexicano, la orden fulminante para que el ex poderoso secretario de Hacienda fuera mandado a Le Callende Greche, a la goma, a la porra, o a su poltrona para ver de manera cómoda el partido de futbol americano según filtraciones que conocimos a través de los medios, le dijera el defenestrado a su sucedáneo Meade. Como quiera que sea, el dislate de la visita de Trump no debemos olvidarlo, con independencia del reclamo de John Kerry, o la relación de Videgaray-Kushner, yerno de Ivanka, para quedar en la memoria de los mexicanos el agravio infame del que fuimos objeto por parte de EPN y su panda de colaboradores. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com